Más deuda: el FMI otorgó 7.100 millones de dólares más

NUEVO ACUERDO

La Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciaron ayer un nuevo acuerdo que eleva en U$S 7.100 millones el monto original de U$S 50.000 millones firmado en junio, a la vez que adelanta desembolsos por U$S 19.000 millones para lo que resta de este año y el 2019.
El entendimiento fue divulgado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, junto a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en una conferencia de prensa conjunta ofrecida en el consulado argentino en Nueva York.
El préstamo para 2018 pasó así de U$S 6.000 millones a U$S 13.400 millones, mientras que para el próximo se elevó de U$S 11.400 millones a U$S 22.800 millones.
Hasta ahora, la Argentina recibió por parte del Fondo Monetario U$S 15.000 millones y otro giro previsto para principios de este mes quedó en suspenso a raíz del inicio de las nuevas negociaciones.
Esta nueva ingeniería financiera se acordó luego de extensas reuniones entre funcionarios argentinos y del Fondo, ya que las metas macroeconómicas pautadas dos tres meses atrás quedaron superadas por el recrudecimiento de la crisis cambiaria.
La difusión del nuevo acuerdo generó una fuerte expectativa en los mercados financieros, sobre todo después de la inesperada renuncia del presidente del Banco Central, Luis Caputo, reemplazado por Guido Sandleris.
En los últimos días, los trascendidos estimaban un monto mayor de ayuda extra, más allá de que los adelantamientos de recursos acordados le permitirán al Gobierno de Mauricio Macri asegurar el financiamiento hasta el fin de su mandato.

Dujovne.
“Hemos acordado mejorar los montos”, destacó Dujovne, quien aseguró que los desembolsos ya no tendrán “carácter precautorio como establecía el acuerdo original” alcanzado en junio, lo cual significa que estarán disponibles para su uso como apoyo presupuestario.
El ministro destacó que en el marco del acuerdo se decidió “reemplazar el esquema de metas de inflación por una regla simple y verificable sobre los agregados monetarios, elemento que entendemos contribuirá decididamente a reducir la inflación”.
En tanto, aseguró: “Mantenemos nuestro compromiso de tipo de cambio flexible”, el cual a partir de ahora consistirá en una banda para el valor del dólar que oscilará entre 34 y 44 pesos, según lo explicó después el nuevo presidente del Banco Central, Guido Sandleris.
Asimismo, destacó que “en el marco del nuevo acuerdo el gobierno resolvió continuar con la implementación de un conjunto de políticas orientadas al fortalecimiento de la economía”.
“Tal como está establecido en el Proyecto de Presupuesto 2019 remitido al Congreso, se prevé alcanzar el equilibrio fiscal primario en 2019, un año antes de lo previsto en el anterior acuerdo. Asimismo, en 2020 se alcanzará un superávit primario de 1,0% del PBI”, pronosticó.

Lagarde.
A su turno, la directora gerente del FMI, renovó su apoyo al Gobierno argentino y resaltó: “La Gerencia del Fondo aprobó el programa”.
“Llegamos a un acuerdo sobre el fortalecimiento de las políticas que respaldan al acuerdo ´stand by´”, indicó la funcionaria y agregó que “todo se hace para ayudar a la Argentina a afrontar los desafíos que tiene su economía”.
En su declaración, aseveró: “Respaldo al plan económico para restablecer la confianza en los ambiciosos planes de reforma económica del Gobierno y para proteger a los más vulnerables”.
Sostuvo que este acuerdo “se verá respaldado por un presupuesto adecuado y sustentable y sin intervención en el mercado cambiario” por parte del Banco Central.
Tras el anuncio formal del acuerdo, Hacienda difundió los detalles del nuevo convenio destinado a “fortalecer el Programa Stand-By (SBA) de 36 meses aprobado el 20 de junio pasado”.
Bajo el nuevo esquema los desembolsos estarán disponibles de manera anticipada: hasta 2019 el FMI asegurará financiamiento por U$S 36.200 millones.
Por otra parte, se acordó que el gasto en asistencia social deberá mantenerse por encima 1,2% del PBI. (NA)