Más dudas que certezas

MUERTE DEL SACERDOTE TUCUMANO

El fiscal de la provincia de Tucumán Diego López Avila dijo ayer que investigan si el sacerdote Juan Viroche, quien fue hallado ahorcado en una parroquia, fue inducido al suicidio, y confirmó que buscan establecer si efectivamente fue víctima de amenazas del narcotráfico.
El funcionario judicial informó ayer en rueda de prensa que ordenó realizar un perfil psicológico del sacerdote y nuevas pericias en la parroquia de la localidad tucumana de Ingenio La Florida, donde Viroche fue encontrado ahorcado el miércoles.
“Se decidió seguir trabajando para determinar si el padre Juan (Viroche) fue inducido a quitarse la vida, aunque la conclusión de los peritos inclina a suponer que se trató de un suicidio”, sostuvo, y agregó: “Los informes descartan un homicidio simulado”.

Muerte dudosa.
El fiscal López Avila ratificó que la carátula del caso es “muerte dudosa” y precisó que la investigación “ahora centrará sus esfuerzos en determinar si lo indujeron a hacerlo”.
Asimismo, dijo que envió exhortos a la Justicia Federal, a la Justicia Ordinaria y a la Jefatura de Policía provincial, para que informen si el sacerdote realizó denuncias sobre amenazas las semanas anteriores a su muerte. (Télam)

Compartir