Más desafíos para el gobierno nacional

Destacaron que 2009 será un año caracterizado por el fin de la abundancia de dólares en la economía, por lo que será necesario controlar la fuga de capitales privados. Habrá que recuperar el consumo e inversión.
La administración de Cristina Kirchner enfrentará a lo largo de 2009 los desafíos de “sostener la actividad y el empleo, revertir las expectativas y administrar la escasez de dólares”, según un estudio realizado por la consultora Ecolatina, fundada por el ex ministro Roberto Lavagna.
Estos desafíos se le presentan al Gobierno luego de un año signado por el conflicto con el campo en el ámbito nacional, y por la crisis financiera en el internacional.
La consultora Ecolatina recordó que durante 2008 los principales problemas del Gobierno fueron “inflación, inversión, déficit energético y puja distributiva”, los que ahora “pasaron a un segundo plano”.
Según el informe, “el deterioro” de la gestión kirchnerista “respondió a tres shocks adversos: el conflicto campo-gobierno, el recrudecimiento de la crisis financiera internacional y la estatización de las AFJP”.
“La crisis agropecuaria fue el inicio de una brusca reversión de las expectativas. No sólo se desaprovechó el boom de precios internacionales, sino que generó un elevado costo político”, cuestionó la consultora. Y agregó que “la protesta generó inflación, salida de capitales, fuga de depósitos minoristas y subas en las tasas de interés”.
No obstante, remarcó que “con el estallido de la crisis financiera internacional el crédito externo se cerró completamente, y las exportaciones cayeron por una menor demanda, precios en baja y pérdida de competitividad”.

Resentimiento.
En este marco, señaló que “las expectativas volvieron a resentirse y se retomó el ahorro precautorio” y criticó que “para cubrir sus necesidades de caja el Gobierno avanzó sobre los fondos acumulados en las AFJP”.
“La medida generó un nuevo golpe a la confianza, un brusco freno en la demanda y una incipiente corrida -fuga de depósitos mayoristas y minoristas- hacia el dólar”, sostuvo Ecolatina.
En igual sentido, indicó que “los tres shocks generaron un fuerte freno en la actividad en el cuarto trimestre”, y en particular “el sector productivo enfrenta una caída de la demanda externa, un freno del consumo interno, acumulación de stock y caída en la producción”.
“Esto repercute sobre el mercado laboral, retroalimentando el círculo vicioso de expectativas desfavorables”, completó.

Futuro.
De cara al futuro, el estudio advirtió que “la Argentina sentirá en 2009 el efecto pleno del deterioro internacional”, aunque aclaró que “aún no está claro si a fines del año comienza el proceso de recuperación mundial”.
“Revertir las expectativas negativas de los agentes privados es el principal desafío a enfrentar en 2009. Sin recuperación de la confianza, la actividad y el empleo se resentirán”, y “las medidas del Ejecutivo pierden efectividad”, alertó.
En el mismo sentido, señaló que “apuntalar la demanda interna para sostener actividad y empleo también será clave”, pero aclaró que “sólo repuntarán si se recupera el consumo y reacciona la inversión”.
También destacó que “2009 será un año caracterizado por el fin de la abundancia de dólares en la economía”, por lo que “controlar la fuga de capitales privados será imperioso, ya que en caso contrario se multiplicarían las tensiones en el tipo de cambio generando un escenario de estrés cambiario muy nocivo para el país”.
“El gobierno entendió la gravedad de la crisis y lanzó un conjunto de medidas que buscan dar un golpe de efecto sobre las expectativas, apuntalar la actividad y proteger el empleo”, reconoció la consultora, pero sostuvo que “aún no se sabe si surtirán el efecto deseado”. (NA)