Massa quiere reformar el impuesto a las Ganancias

El diputado y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, presentó ayer un proyecto de ley para reformar el “injusto” impuesto a las Ganancias, con la idea de tratarlo este mismo jueves en sesión para que el Senado lo convierta en ley “antes de fin de año”.
Por su parte, el gobierno enviará el martes su propia iniciativa para reformular ese gravamen.
“Vamos a tener los números” para aprobar la ley, respondió Massa, muy confiado, en una conferencia de prensa ante la consulta sobre el consenso político necesario para que la iniciativa prospere en los tiempos que él pretende, dado que necesita dos tercios para tratarlo sobre tablas.
Massa fue el único orador, pero en el escenario lo acompañaban diputados de su espacio como Facundo Moyano, Graciela Camaño, Felipe Solá y José Ignacio de Mendiguren, y también legisladores de otros espacios como Victoria Donda (Libres del Sur) y Oscar Romero (PJ).
Esta alianza opositora pretende que esta iniciativa sea ley antes de fin de año y cuestiona la idea del Gobierno, que pretende enviar su propio proyecto para que tenga media sanción este año y se sancione recién en 2017.
“No se puede esperar, la gente está mal, no le alcanza el dinero”, advirtió Massa, y aclaró: “Aspiramos a que se trate este mismo jueves junto a la Ley de Emergencia Social. Y que el Senado lo sancione antes de fin de año”.

Propuesta.
Actualmente, 1.600.000 trabajadores y 400 jubilados que cuentan con ingresos brutos mensuales de unos 30.000 pesos pagan Ganancias y, según el Frente Renovador, si no se propician cambios, en 2017 serán 3.000.000 las personas físicas que se verán afectadas por el gravamen.
Los beneficios también alcanzarán a unos 500.000 trabajadores autónomos y 3,1 millones de monotributistas, a quienes se les duplicarían los tramos de facturación de 400.000 a $800.000 pesos para prestación de servicios y de $600.000 a $1.200.000 a ventas de bienes muebles.
La iniciativa propone elevar el mínimo no imponible a 48.000 pesos de sueldo bruto para los trabajadores casados con dos hijos; a 34.000 pesos para los solteros; y a 60.000 pesos para los jubilados, por lo que sólo pagarían los de privilegio.
Con esas limitaciones, sólo 800.000 trabajadores pagarán el impuesto y 100.000 jubilados deberán afrontarlo; y entre los cambios figura que los contribuyentes puedan realizar deducciones como el pago de alquiler del hogar o de los intereses de un crédito hipotecario.
A partir de esta ley, las actualizaciones de las escalas se darían de forma automática, por lo que -dijo Massa- “ningún trabajador o jubilado le va a tener que pedir al Gobierno de turno que le actualice el impuesto”.
El jefe del FR dijo que con estos cambios se va a beneficiar de forma directa a unos 6.000.000 de personas y se volcarán unos 80.000 millones de pesos anuales al mercado interno, lo cual representa 1 punto del Producto Bruto Interno. Además para los trabajadores de la Patagonia, donde los costos de vida son más elevados, habría escalas diferenciadas al resto del país.

El Gobierno.
El Gobierno enviará al Congreso su proyecto de actualización del Impuesto a las Ganancias que comenzaría a regir desde 2017, y buscarán que se vote en la sesión extraordinaria convocada para el 14 de diciembre.
La decisión del Poder Ejecutivo surge en medio de la fuerte presión que activó la oposición para tratar sus propias iniciativas tendientes a subir el mínimo no imponible, principalmente la propuesta del massismo, que pidió una sesión especial para este jueves para forzar la votación del proyecto.
Si bien el Gobierno no anticipó a cuánto se elevará el piso por el cual se comenzará a pagar el gravamen, trascendió que la suba del mínimo no imponible sería de entre 15 y 17% sobre los actuales valores alcanzados por el impuesto, que son los salarios a partir de 30.000 pesos brutos (25.000 de bolsillo) para casados con hijos y de 22.600 brutos (18.800 de bolsillo) para solteros.
De esta forma, el mínimo no imponible por el cual se comenzaría a pagar Ganancias quedaría para salarios desde 35.000 pesos brutos en el caso de los casados y desde 26.000 para los solteros.
También se espera que el proyecto, que comenzaría a regir desde el primero de enero del año próximo, proponga una modificación en las escalas. (NA)

Mesa de diálogo
El secretario general de la CGT Juan Carlos Schmid adelantó ayer que la central obrera pedirá a los empresarios un “compromiso” para evitar despidos y suspensiones hasta fin de año.
“Vamos a reiterarle al Ejecutivo y más que nada al mundo empresario que hay que aguantar a la gente para que llegue sin el telegrama ni de despido ni de suspensión en el mes de diciembre.
“Solamente la familia que recibió un telegrama sabe la conmoción que provoca en los hogares. Vamos a pedir un compromiso en ese sentido, apuntando a la responsabilidad social de los sectores empresarios”, dijo Schmid.
En declaraciones radiales, el dirigente sindical señaló que no se trata del pedido por una norma que impida los despidos sino un “compromiso” con los sectores empresarios.
En tanto, el dirigente dijo que espera que en la mesa de diálogo convocada para esta semana con el Gobierno y los empresarios también esté presente el proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias y anticipó que “con el transporte va a haber problemas”.
“Yo no conozco el proyecto que van a enviar. Hubo reuniones con los gobernadores por este tema, pero avísenle al gobierno que se tiene que reunir con los que ponemos la plata”, advirtió Schmid.
El jefe del gremio de Dragado y Balizamiento sostuvo además que “hay que cuidar esa mesa” de diálogo para que “uno no tenga que llegar a expresiones de descontento para abordar los problemas profundos que tiene la Argentina”.

Compartir