Matan a sacerdote en Francia

ESTADO ISLAMICO TOMO REHENES EN UNA IGLESIA

El grupo extremista Estado Islámico (EI) volvió a atacar ayer en el corazón del mundo occidental, con una toma de rehenes en una iglesia en el norte de Francia, en la que un sacerdote fue degollado y un feligrés resultó gravemente herido, en lo que resultó ser segundo atentado en menos de 15 días en ese país europeo.
El fiscal antiterrorista de Francia, Francois Molins, informó en una conferencia de prensa que el ataque a la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, en las inmediaciones de la localidad francesa de Rouen, fue reivindicado por el EI y que el sacerdoteJacques Hamel, de 86 años, murió degollado en el asalto con toma de rehenes.
El asalto a la iglesia comenzó ayer a las 9.25 de la mañana (4.25 de Argentina), cuando dos hombres que portaban explosivos falsos y estaban armados con cuchillos ingresaron a la parroquia durante la misa y secuestraron a seis personas: el sacerdote, tres monjas y dos fieles, según declaraciones del fiscal reproducidas por la cadena de noticias local France Info.
Una de las monjas, la hermana Danielle, logró escapar y dar aviso a las fuerzas de seguridad, que intentaron negociar con los asaltantes y finalmente los mataron a tiros, una hora después del inicio de la toma, cuando intentaban huir.
“La Brigada de búsqueda e intervención (BRI) de Rouen trató de entablar negociaciones con los terroristas a través de una pequeña puerta lateral trasera”, informó Molins, quien detalló que la Policía no logró ingresar porque los rehenes estaban formando un escudo en la puerta.
“Poco después, los tres rehenes – religiosos y feligreses – fueron sacados de la iglesia, seguidos por los dos terroristas, cada uno de ellos con un arma de fuego, y se dirigieron corriendo hacia los servicios de emergencia al grito de Alahu Akbar (Alá es grande). Los dos individuos fueron neutralizados por el BRI”, agregó Molins, haciendo referencia al tradicional grito de los combatientes islamistas.

Filiación.
La religiosa que consiguió huir relató horas antes a la emisora de radio RMC cómo los atacantes ordenaron a los presentes agruparse en torno al altar, forzaron a Hamel a arrodillarse y cómo “allí comenzó el drama” cuando el sacerdote intentó defenderse.
“Se filmaron. Dieron una especie de sermón en torno al altar en árabe. Fue horroroso”, dijo la hermana Danielle.
El sacerdote murió por las “heridas de arma blanca en la garganta y el pecho”, mientras que el fiel herido, también de 86 años, “recibió una puñalada en la garganta” y fue atendido en un hospital.
El fiscal identificó a uno de los dos asaltantes como Adel Kermiche, un joven de 19 años originario del mismo departamento donde se produjo el atentado, que estaba en libertad condicional después de haber sido imputado en dos ocasiones en 2015 por intentar ir a Siria para unirse a grupos rebeldes yihadistas. (Télam)

Compartir