Matrimonio continuará en prisión

SE NEGARON A DECLARAR LOS ACUSADOS DE MATAR A SU EMPLEADA EN UNA VERDULERIA

El matrimonio acusado del crimen de Silvia Elizabeth García, quien el viernes pasado fue encontrada degollada dentro de la cámara frigorífica de la verdulería en la que trabajaba en la ciudad bonaerense de Ramallo, se negó a declarar ante la Justicia y ambos seguirán detenidos.
Fuentes judiciales informaron a Télam que el fiscal de la causa, Darío Giagnorio, indagó en las últimas horas a Ramón Ovejero (42) y a su esposa Mariel Zamora (40), dueños del comercio donde la víctima era empleada, como coautores del delito de “homicidio simple”.
El representante del Ministerio Público Fiscal acusó a Zamora de ser quien cometió el crimen de García (40) motivada por un ataque de “celos”, por lo que por el momento no agravó la calificación legal con la figura de “violencia de género”.
Según las fuentes, uno de los elementos centrales para acusar a Zamora fue que los forenses determinaron que quien degolló a García era una persona zurda, al igual que la imputada.
Mientras que la principal hipótesis apunta a que Ovejero intervino en la ocultación del cuerpo y en limpiar la escena del crimen para borrar pruebas.
Siempre de acuerdo a esa línea investigativa, el homicidio fue cometido en el comercio de Ovejero donde se secuestró un cuchillo que será sometido a peritajes para determinar si es el arma utilizada para degollar a García.

Borrar rastros.
Los voceros consultados precisaron que tanto el cuchillo como el interior del local comercial estaban limpios y ordenados, lo que refuerza la hipótesis de que se buscó borrar rastros de lo ocurrido.
Las mismas fuentes señalaron que la autopsia confirmó que la empleada presentaba un profundo corte en la carótida, lo que le causó la muerte.
Por último, un vocero de la pesquisa explicó a Télam que el matrimonio acusado había mantenido discusiones debido a los celos que aparentemente despertaba en Zamora la relación cercana que había entre su esposo y García.
La investigación comenzó la noche del jueves pasado, cuando Gabriel Guglielmetti, el ex marido de García, de quien estaba separado hacía seis meses, concurrió a la casa de la mujer a llevar a sus hijos de 13 y 3 años ya que habían estado con él según el régimen de visitas que tenían acordado.
Como el hombre no la encontró, concurrió a la verdulería donde trabajaba García pero allí le dijeron que no estaba y se había retirado a las 21, por lo que Guglielmetti decidió realizar la denuncia policial.
A partir de los datos aportados por el denunciante, los efectivos de la Coordinadora Departamental de Investigaciones (CDI) Ramallo comenzaron a revisar las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona y determinaron que la víctima había salido del negocio a las 21 y se dirigió a realizar unas compras a un supermercado chino de la zona.

No declararon.
Tras salir de ese local, García se dirigió nuevamente caminando hacia el lado de la verdulería y si bien no se la vio entrar, no pudo ser ubicada en ninguna otra secuencia de imágenes, por lo que se dedujo que había subido a un auto o regresado a su lugar de trabajo.
Ante esa situación, los dueños del negocio fueron convocados el viernes a declarar a la comisaría y consultados acerca de los últimos movimientos de la mujer empezaron a entrar en contradicciones, aseguró a Télam un vocero de la investigación.
Entonces, por protocolo, se los llevó al local, ubicado en la esquina de San Martín y Sarmiento y que no había sido abierto, y al inspeccionarlo, cerca de las 17, se encontró el cuerpo de la víctima dentro de la cámara frigorífica.
A raíz del hallazgo del cadáver, Ovejero y su esposa quedaron aprehendidos a disposición del fiscal Giagnorio.
Antes de encontrar el cuerpo, por las redes sociales ya se había iniciado una búsqueda de García y los vecinos informaron que la última vez que la habían visto vestía jeans azules, campera de hilo larga marrón y zapatos blancos con plataforma.
La mujer, que vivía en la calle Colón, era de contextura robusta, medía 1,70 metros, de tez blanca, ojos verdes y cabellos castaños oscuros. (Télam)