“Me amenazan mujeres de militares”

HEBE DE BONAFINI ADVIRTIO QUE A PARTIR DEL FALLO DE LA CORTE RECIBE MAS INTIMIDACIONES

La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, aseguró ayer que en los últimos días se incrementaron las amenazas contra su persona, informó el diario Página 12.
En una entrevista radial con FM La Patriada, indicó que “llaman para amenazar, tocan el timbre de madrugada. Son mujeres de militares. No les presto atención, ni las denuncio porque no vale la pena”.
Las intimidaciones se hicieron más regulares a partir del fallo del 2×1 de la Corte. Hebe relató que atiende los llamados y que les responde. “Cuando me amenazan les respondo como Galtieri, que vengan que los estaremos esperando. Les digo y me río”, aseguró.

Macri.
En otro orden, Bonafini fue muy crítica con el presidente Mauricio Macri y con el fallo de la Corte Suprema a favor de los genocidas. “Ese fallo no es jurídico sino político. Es una bomba que tiraron en medio de la campaña, porque saben que pierden”, dijo la titular de Madres.
En cuanto a la posición ambivalente que tuvieron los funcionarios del gobierno con respecto al fallo de la Corte, Hebe aseguró que es la respuesta de un grupo de “hipócritas” porque “no les importan las familias con desaparecidos, hechas pelota”. Según Bonafini, la razón de esa conducta es una sola: “Ellos estuvieron muy comprometidos con sus empresas durante la dictadura”.

Cristina.
Cuando le consultaron cuáles son sus expectativas, Hebe dijo que solo espera que se ganen las elecciones de octubre como camino parte del camino las presidenciales. “Solo tengo expectativas de cambiar las cosas de cara al 2019 con un gobierno que se ocupe y se preocupe como los de Néstor (Kirchner) y Cristina (Kirchner).
Con respecto a la ex presidenta, Hebe aseguró que Cristina “es la que conduce” y dijo que le gustaría que se reserve para los comicios del 19. Pero advirtió que “si no va ella, que es la que aglutina, es complicado”.

Multitudinaria marcha.
Sobre la multitudinaria marcha que se realizó el 10 de mayo pasado, Hebe reiteró su desacuerdo porque entiende que distrae de lo importante. “Macri quiere que estemos con la marcha, con los juicios, distraídos pero nosotros debemos concentrarnos en los que no tienen trabajo y no tienen un lugar en la prensa porque está toda comprada”. Luego, criticó a los organismos de Derechos Humanos que participaron de la marcha porque, sostuvo, “esperan que Macri los reciba. No acuerdo con eso, como tampoco con la imagen de los pañuelos. El pañuelo es el abrazo y el amor de los hijos y no es un trapo cortado en triángulo que se vendía en las esquinas”.

Verbitsky
El titular del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky, sostuvo ayer que tanto Mauricio Macri como la Iglesia Católica “han sido los grandes gestores del fallo” del 2×1 de la Corte Suprema en beneficio a los represores. Indicó además que la masiva movilización del 10 de mayo pasado es prueba de que “el único límite del Gobierno es el que le pone la sociedad”.
Verbitsky sostuvo que el modo en que el máximo tribunal podría enmendar la “insensatez” que cometió sería “cumpliendo con el mandato de la ley” reparatoria aprobada por el Congreso. Se trata de la norma sancionada el mismo día de la gran marcha en repudio y que indica que la reducción del cumplimiento de una condena “no es aplicable para los crímenes de lesa humanidad”.

Anuncio de la Corte.
Las declaraciones del presidente de ese organismo de derechos humanos se refirieron al anuncio hecho el viernes por la Corte, que, ante la nueva norma sancionada por amplia mayoría en ambas cámaras legislativas, avisó que en los próximos días analizará la aplicación del 2×1 en expedientes similares al del caso del represor Luis Muiña.
Para Verbistky, frente a ese anuncio hay dos posibilidades. Una de ellas es que la Corte “declare inconstitucional” la ley aclaratoria, o bien que la cumpla y admita que “los órganos representativos de la soberanía popular han acudido al rescate de la insensatez que ellos cometieron”.

Balza rechazó el fallo.
El ex jefe del Ejército, Martín Balza, consideró ayer prácticamente imposible que los represores condenados por delitos de lesa humanidad “se decidan a hablar” aunque más no sea para “acabar con el dolor subliminal” de los familiares de las víctimas. Además Insistió en la necesidad de juzgar y condenar a los responsables del Terrorismo de Estado porque “la única solución es la justicia”.
Por otra parte, cuestionó también el fallo de la Corte Suprema que otorgaba el beneficio del 2×1 a los genocidas.
Durante una entrevista con El Lobby, por radio Con Vos, Balza aseguró que “ninguno de los altos mandos, que tuvieron poder de decisión y dominio del hecho, pidieron perdón a la sociedad. Muchos se han ido de este mundo sin dar respuestas y los pocos que quedan, quiera Dios que me equivoque, se van a ir sin dar respuestas”, opinó.
En este sentido pidió que se juzgue y se condene a quienes cometieron crímenes de lesa humanidad porque “la impunidad es falta de castigo y germen de nuevas violaciones a los derechos humanos”, dijo.

Se acumulan presentaciones ante la CIDH.
El fallo de la Corte Suprema a favor de los genocidas y la involución en materia de políticas de memoria verdad y justicia desde la llegada de Mauricio Macri a la presidencia tuvo esta semana un contundente repudio de la sociedad y se instaló también más allá de las fronteras argentinas: a las presentaciones que ya se habían realizado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se sumó una nueva, de la nieta recuperada Claudia Domínguez Castro, quien advirtió ayer al diario Página 12 que la decisión del máximo tribunal de aplicar el 2×1 a quienes cometieron crímenes de lesa humanidad consagra “un indulto o conmutación de pena encubierta” y por lo tanto es violatoria de las convenciones internacionales a las cuales la Argentina adhiere.
En un escenario adverso, en el cual hasta el Gobierno le soltó la mano, los supremos están recalculando y adelantaron que harán un nuevo análisis de la aplicación del beneficio en función de la ley que votó el Congreso.
Domínguez Castro es la nieta recuperada 117. Recobró su identidad en agosto de 2015 y es hija de Walter Domínguez y Gladys Castro. Su padre y su madre están “aún desaparecidos”, como ella misma destaca en su escrito a la CIDH, donde apunta que “un indulto o conmutación de pena encubierta” a los represores viola la Convención Americana sobre Derechos Humanos (el Pacto de San José de Costa Rica) y la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas.