Miles de personas marcharon en el país

SEGUNDA CONVOCATORIA DE "NI UNA MENOS, VIVAS NOS QUEREMOS" CONTRA VIOLENCIA DE GENERO Y FEMICIDIOS

Miles de personas en las principales ciudades del país marcharon ayer en contra de la violencia de género y los femicidios en el marco de la segunda convocatoria de la movilización denominada “Ni una Menos, Vivas nos Queremos” que tuvo como epicentro la ciudad de Buenos Aires pero que también se reflejó en forma masiva en los más importantes centros urbanos del interior.
Organizaciones sociales en especial las vinculadas a la lucha por los derechos de las mujeres, estudiantes, sindicatos, partidos políticos y vecinos que apoyan el motivo de la convocatoria que es reclamar contra la violencia de género y los femicidos y medidas concretas de los poderes ejecutivo y judicial para combatirlas, se dieron cita en las calles para hacer oír sus voces.
Pancartas, carteles, representaciones artísticas, lecturas de documentos, exhibición de fotografías con los rostros de las mujeres víctimas de la violencia de género, fueron utilizados por los manifestantes que salieron a las calles de las principales ciudades pese a que en muchos lugares llovió en forma intensa.

A Plaza de Mayo.
Decenas de miles de personas autoconvocadas y organizaciones sociales y políticas marcharon desde Congreso a Plaza de Mayo en repudio a la violencia de género y en reclamo de justicia.
Tras unos instantes de encuentro y concentración comenzó a hacerse evidente que el espacio público todo, con calles y avenidas porteñas hormigueando de manifestantes, marcaría un nuevo capítulo de la iniciativa encabezada por un cartel de la “Campaña contra las violencias hacia las mujeres”.
Similar a lo que ocurre en las emblemáticas marchas por derechos humanos, “Ni una menos” convocó a mucha gente que participa por iniciativa propia, estableciendo a su paso un cordón de aplausos de vecinos que desde las veredas alentaban a la movilización.
Entre los participantes no faltaron las diputadas y diputados del Parlasur, las columnas de partidos políticos como el Frente de Izquierda de los Trabajadores, la “Campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito”, organizaciones de derechos humanos y legisladores del Frente para la Victoria y el PRO.
También organizaciones de mujeres como las Vecinas de Once y las Insurrectas, además de gremios como el Sipreba de Prensa de Buenos Aires; de docentes Ademys y AGD; de ferroviarias y estatales de Capital, y diversos municipios que generaron áreas específicas.

Bahía.
Bahía Blanca, en donde se dio el caso de Micaela Ortega, la niña de 12 años asesinada por un joven al que conoció por Facebook con un perfil falso, fue uno de los lugares que concentró la mayor cantidad de personas.
Allí participó Mónica Cid, la madre de Micaela y la prima de Katherine Moscoso otra joven de 19 años asesinada el año pasado.

Santa Fe.
En la ciudad de Santa Fe, las organizadores estimaron que unas cinco mil personas hicieron escuchar sus gritos y cánticos contra la violencia de género, en esta segunda convocatoria surgida tiempo después del femicidio de Chiara Páez, la adolescente embarazada de la localidad santafesina Rufino.

Mendoza.
En Mendoza se juntaron más de 2000 personas que marcharon por el microcentro de la capital provincial a pesar de la lluvia y el frío y se movilizaron hasta la Legislatura provincial en contra de la violencia de género.
Una de las participantes de la movilización fue la vicegobernadora Laura Montero, quien remarcó el carácter ciudadano de la marcha y que “ha sido increíble, es un grito de esperanza al decir ni una menos, no a la violencia, no a la agresión, tomar conciencia y propiciar un cambio cultural”.
Gladys Steffani, madre de María José Coni, una de las dos víctimas asesinadas en febrero en Montañita, participó de la marcha con un cartel en el que reclamaba justicia por el femicidio en Ecuador de las jóvenes, y pidió que el Estado comience a involucrarse en el tema de la violencia de género ya que “primero salen a juzgar a la víctima y después buscan a los asesinos”.

Río Negro.
En Bariloche una multitud marchó por las calles céntricas, recordando los homicidios de Ruth Sagaut, Natalia Baez y Micaela Bravo, y pusieron a la firma un petitorio para el gobierno nacional y el provincial, pidiendo la declaración de emergencia en violencia de género.
Las organizadoras repudiaron a la “justicia machista” y pidieron legislación que habilite el aborto seguro, y leyeron un documento pidiendo protocolos de intervención especiales para denuncias de género en Río Negro, además de la desarticulación de redes de trata, y juicio y castigo efectivos a violadores y femicidas.
En Rosario, se estimó en más de 15.000 mujeres y algunos varones de un diverso abanico de organizaciones de la sociedad civil los que marcharon hasta el Monumento Nacional a la Bandera para “decir basta” a la violencia de género y los femicidios.

Jujuy.
En Jujuy la marcha se concentró en las calles céntricas en donde portaban carteles multicolores con consignas como “justicia e igualdad”, “ni un derecho menos”, “si tocan a una, respondemos todas”, “denuncia sin miedo”, “Ni Una Menos. Nos falta Milagro Sala”, entre muchas otras.
En La Plata, la concentración tuvo lugar en la céntrica plaza Moreno y allí el titular de la Casa María Pueblo, Darío Witt, dijo a Télam que “la Justicia está en deuda con toda la comunidad y, en los hechos, sigue favoreciendo y legitimando las desigualdades de derechos entre mujeres y hombres”.

Femicidios.
A un año de la movilización con el lema Ni Una Menos, 275 mujeres fueron asesinadas en el país, esto es, una cada 31 horas, dejando a 317 personas sin madre (entre las cuales hay 216 chicos menores de edad), mientras que 35 varones murieron intentando salvarlas de los femicidas.
Los datos fueron aportados por el Observatorio de Femicidios Adriana Marisel Zambrano, de La Casa del Encuentro, que realiza este relevamiento desde 2008 en base a las noticias publicadas en 120 medios de todo el país. El informe recopila los asesinatos de mujeres desde el 1º de junio del año pasado hasta el 31 de mayo último. (Télam)