Moyano: “La gente reclama alguna actitud”

ANALIZAN ADELANTAR EL PARO GENERAL DE FINES DE SEPTIEMBRE

El secretario general del gremio de Camioneros, Hugo Moyano, advirtió ayer que los paros que impulsan la CGT y las CTA para fines de septiembre podrían adelantarse “si se sigue agravando” la situación económica del país.
El ex jefe de la CGT se pronunció de esta forma en una conferencia de prensa que dio en la sede de la Federación de Camioneros en el barrio de Constitución, a la que convocó para dar a conocer los detalles de un fallo judicial que desestimó la multa millonaria que le aplicó a su organización el Ministerio de Trabajo por supuestamente haber incumplido una conciliación obligatoria.
“Estuvimos evaluando la situación. Si se sigue agravando, a lo mejor los tiempos se adelantan, porque la situación no se puede sostener más. La gente reclama alguna actitud para que los señores que nos gobiernan entiendan la situación. Si sigue aumentando el dólar, no te quepa duda”, subrayó Moyano en dicha conferencia.
Colaboradores del referente gremial indicaron a esta agencia que el sindicato de Camioneros se plegará de manera orgánica al paro de la CGT convocado para el 25 de septiembre, ya que si bien se fue de la conducción sigue siendo un gremio confederado de la central, mientras que también adherirá a la huelga de las dos CTA que será por 36 horas y se iniciara el 24 de septiembre al mediodía.
Además, el secretario general de Camioneros adelantó que en octubre próximo el gremio saldrá “a dar pelea para negociar paritarias por la pérdida ante la devaluación que está carcomiendo el salario”, luego de haber cerrado hace menos de tres meses un aumento del 25 por ciento para este año.
“La gente está sufriendo mucho. De la gente que los votó la mayoría ya está arrepentida. Hizo daño a los argentinos”, enfatizó el camionero.

Levantamiento.
La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo ordenó levantar el embargo de 300 millones de pesos que se le había trabado a la Federación de Camioneros, mientras que resolvió que el Ministerio de Trabajo vuelva a realizar el trámite administrativo para determinar el monto definitivo de la multa que le aplicó al gremio por supuestamente incumplir una conciliación obligatoria.
En un principio la sanción económica a la organización que comandan Hugo y Pablo Moyano iba a ser de más de 1.000 millones de pesos pero ahora se espera que tenga una importante reducción, aunque el gremio apuesta a seguir los pasos en la Justicia para que finalmente no se aplique.
En medio del duro enfrentamiento entre el Gobierno y los Moyano, tanto el Ministerio de Trabajo como el sindicato realizaron una lectura favorable de la decisión la Sala I de la Cámara. “La Cámara aceptó el reclamo del gremio y dio de baja la multa por 810 millones. Además destrabó los 300 millones embargados, que habían sido impuestos de manera arbitraria por Jorge Triaca”, informó el gremio a través de las redes sociales.
Sin embargo, en un comunicado, Trabajo calificó de “histórico” al fallo y celebró que la Justicia ratificara la sanción por “violar la conciliación obligatoria dispuesta”, mientras que destacó que “según la sentencia, la cartera laboral no violó ningún derecho constitucional con su proceder, reconociendo de esta manera su calidad de autoridad de aplicación en el caso”. Por su parte, los abogados de Camioneros anticiparon que impugnarán “punto por punto” esa presentación.

Análisis.
En tanto, al ser consultado sobre si eventuales cambios en el Gabinete podrían mejorar la situación económica, el líder camionero recurrió a la ironía: “Si los cambian a todos, sí”, dijo entre risas. “No me canso de decirlo: estos señores son instrumentos del poder dominante. No deciden ellos, deciden sus mandantes y son los que los hacen hacer este papel lamentable que están haciendo, especialmente el Presidente (Mauricio Macri)”, sostuvo Moyano.
E insistió: “Es un desastre lo que están haciendo con la economía, porque perjudica a los que menos tienen, a los jubilados, a los niños. Es lamentable lo que está pasando”.
Tras la conferencia, el sindicalista salió a las puertas de la sede gremial para dar unas palabras ante los afiliados que aguardaban allí con bombos y banderas del sindicato, a quienes justificó la salida de Camioneros de la CGT.
“Es el síndrome de Estocolmo, que habla de la chica que es secuestrada y se enamora de su secuestrador. Ellos (por la conducción de la CGT) se enamoraron del FMI. No podíamos seguir participando porque íbamos a sentirnos cómplices de nuestros verdugos”, enfatizó el líder gremial frente a los afiliados, quienes cantaban contra los “traidores” de la central obrera.