Muerto por monóxido de carbono

Un joven de 27 años murió y otras cuatro personas sufrieron intoxicaciones por inhalar monóxido de carbono en las últimas horas del sábado en Córdoba, según reportes policiales.
El deceso se registró en una vivienda del barrio Cerro de Las Rosas, en las afueras de la capital cordobesa, donde al parecer una pérdida de gas adormeció y asfixió al joven.
La víctima fue identificada a la policía como Julián Montalvo, quien fue encontrado sin vida a las 21.15 por su madre en su domicilio en la calle Beatriz Galindo 1915.
Fuentes policiales dijeron que “había olor a gas” en la casa pero no pudieron precisar el origen de la pérdida. La justicia abrió una investigación bajo la carátula de “muerte de etiología dudosa”.
Una mujer de 40 años que se encontraba en la misma vivienda también tuvo que ser asistida por un servicio de emergencias porque se había descompensado.
Los médicos que la atendieron indicaron que había sufrido una intoxicación por inhalación de gas.

Familia intoxicada.
Por otra parte, los integrantes de una familia que vive en un departamento del centro cordobés también sufrieron intoxicación por un escape de gas que inundó su vivienda pero logró ser rescatada a tiempo dado que el padre pudo llamar a la Policía. El incidente ocurrió en un departamento en el tercer piso de 27 de abril al 252, donde una pareja de alrededor de 30
años, y su hijo, de 5, fueron hallados descompuestos por la patrulla que atendió el caso.
Al parecer, la pérdida de gas había sido generada por un desperfecto en un calefactor.
Los padres fueron derivados al hospital de Urgencias, mientras el niño fue trasladado al Pediátrico. Los tres, según la policía, se encontraban ayer fuera de peligro.

Mayor cuidado.
Las autoridades de Salud suelen recomendar a la población que extremen los cuidados al activar aparatos para calefaccionarse dado que unas 50 personas mueren en promedio en el país intoxicadas con monóxido de carbono.
En ese marco, señalan que la falta de mantenimiento en las viviendas, la escasa ventilación de ambientes cerrados y la imprevisión son los factores principales que pueden favorecer los escapes de gases nocivos. (Télam)