Murió de 21 puñaladas

JOVEN ASESINO A UN ESTUDIANTE

Un adolescente de 17 años asesinó a otro de 14 a la salida de una escuela en el barrio porteño de Floresta porque le recriminó una relación con su prima, le dio a la víctima 21 puñaladas en 18 segundos, según quedó registrado en un video de una cámara de seguridad.
La cámara grabó la secuencia homicida completa en la esquina de las avenidas Segurola y Rivadavia donde se observa que la víctima, Ariel Beimar Fernández Orellana (14), está dialogando de frente al homicida de 17 años -su identidad se mantiene en reserva por ser un menor de edad-, cuando de pie recibe la primera puñalada a la altura del pecho.
Fernández Orellana cayó herido al piso, boca arriba, y allí el asesino arremetió y le aplicó una primera tanda de 15 puñaladas en la zona del tórax y el abdomen en forma repetida y a gran velocidad.
El video muestra que una chica aparta al asesino de encima de la víctima, pero al cabo de unos segundos, el imputado vuelve a atacar al adolescente y le da otras cinco puñaladas en la misma zona.
Luego del crimen, el adolescente de 17 años se autolesionó en el bajo vientre con el mismo cuchillo de 20 centímetros de hoja con el que cometió el asesinato, en un aparente intento de suicidio.
Fuentes policiales informaron ayer que luego de ser intervenido quirúrgicamente por esa autolesión, el imputado continuaba ayer a la mañana internado en el Hospital Piñero con custodia permanente de un efectivo de la comisaría 40 de la Policía de la Ciudad.

Ataque.
Los voceros indicaron que se está a la espera de que el imputado se recupere y cuando le den el alta, la orden del juzgado es que sea trasladado al Centro de Admisión y Derivación (CAD) de la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia, (ex instituto Inchausti).
Al tratarse el acusado de un joven de 17 años, el caso quedó en manos del Juzgado Nacional de Menores 6, a cargo de la jueza Julia Marano.
El hecho ocurrió el lunes alrededor de las 18.45 cuando Fernández Orellana, junto a una adolescente de 14 años y el hermano de ésta, de 16, todos de nacionalidad boliviana, salieron del colegio técnico Cornelio Saavedra, donde cursaban sus estudios secundarios.
Al salir del establecimiento, un primo de la chica se sumó al grupo y los cuatro caminaron a la parada del 114 para dirigirse a sus casas en Villa Celina. Según las fuentes, en un momento dado el mayor de los jóvenes comenzó a increpar a Fernández Orellana, extrajo un cuchillo y cometió el crimen. (Télam)