“Ni una actuación contraria a la Constitución”

El gobierno español en funciones volvió a advertir ayer al nuevo presidente catalán, el independentista Carles Puigdemont, que no dejará pasar “ni una actuación contraria a la Constitución y las leyes”, tras sus primeros gestos a favor de la secesión.
“Ya lo dijo el presidente (Mariano) Rajoy el día de la investidura: no vamos a dejar pasar una actuación que sea contraria a las leyes y la Constitución (…). Estaremos muy vigilantes”, aseguró la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en conferencia de prensa tras el primer consejo de ministros desde que comenzó a sesionar el nuevo parlamento español.
“Ni una”, remarcó la “número dos” de Rajoy, quien ya encargó a los servicio jurídicos del Estado que analizara la fórmula empleada por Puigdemont en la toma de posesión de su cargo, que ignoró las habituales menciones de lealtad a la Constitución y al rey.
Lo mismo hicieron el resto de integrantes del nuevo Ejecutivo catalán. No obstante, todos los cargos, que son diputados, firmaron por escrito su lealtad a las leyes e instituciones del Estado, según informaron fuentes parlamentarias.
Por otro lado, el Ejecutivo español también está estudiando si es legal la inédita creación de una Consejería de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia en el nuevo gobierno catalán.
En ese sentido, el gobierno español quiere conocer sus competencia para determinar si son compatibles con las leyes vigentes, concretamente una norma aprobada en 2013 que limita la acción exterior de las comunidades autónomas y atribuye al Ejecutivo central en exclusiva la dirección de la política exterior. (Télam)