Niños que mataron a Milagros regresarían con su familia

Los dos nenes de 8 y 9 años que mataron a una vecina de 2 en Adrogué, volverían junto a sus padres, según adelantaron fuentes de la investigación, pero la familia podría ser radicada en otro lugar para evitar el contacto con el entorno donde cometieron el crimen.
Los chicos, que actualmente están siendo sometidos a una serie de estudios, recibirán tratamiento psicológico junto a su entorno familiar, mientras la Justicia analiza los pasos a seguir en un caso que tiene pocos antecedentes. La pequeña Milagros Belizán sufrió una agonía espantosa y los especialistas consultados coincidieron que el crimen tuvo el marco de un ambiente donde la pobreza extrema, el hambre, la ignorancia y la droga son moneda corriente.
La jueza de menores de Lomas de Zamora, Marta Pascual, dijo que las pericias realizadas sobre los menores determinaron que sufren de una fuerte disociación con una personalidad “que presenta actos de cariño y ternura con actos de locura y extrema violencia a la vez”. Según la doctora Pascual “los nenes eran concientes de todo lo que hicieron y le pegaron durante mucho tiempo, la ataron y la ahorcaron”.

Agonía.
Para la funcionaria judicial “los nenes sabían perfectamente lo que estaban haciendo”, y explicó que cometieron el hecho y luego relataron el crimen con total frialdad. “Entendieron que la hicieron sufrir y pareció que les generó algún tipo de placer”. En un reportaje en Radio 10 la doctora Pascual reveló que la agonía de la pequeña Milagros fue muy prolongada porque “los nenes están desnutridos y no tienen mucha fuerza. Necesitaron de muchos golpes para matarla”.
Entre tanto, se abrió un debate respecto a los caminos que tiene que seguir el caso y en esa línea la jueza de menores de Morón, Cristina Landolfi, explicó que “la Justicia tiene muchos agujeros sobre un caso como este” y que “no deja muchas opciones”. En el mismo sentido, la doctora Irma Lima descartó que los chicos puedan ser recluidos ya que “en la Argentina no hay un instituto en condiciones de alojar niños con semejantes problemas de conducta social”.
Ahora será el juez Mariano Alejandrini quien tendrá que resolver los pasos a seguir y entre las opciones que baraja podría ordenar que una familia o un grupo de tutores se hagan cargo de los chicos, o reintegrárselos a sus padres pero radicados en un lugar distinto. (NA)