“No conozco la quinta de Olivos”

JUEZ CASANELLO VOLVIO A DESMENTIR A LAZARO BAEZ SOBRE LA SUPUESTA REUNIÓN CON CFK

El juez federal Sebastián Casanello dijo ayer que le “extrañaría” que el empresario Lázaro Báez hablara bien del él dado que está “imputado, detenido, procesado y embargado” por decisión suya.
“Me extrañaría que Lázaro Báez hable bien de mi”, fue la respuesta que dio Casanello cuando los periodistas apostados frente a la puerta de su despacho le preguntaron por los dichos del empresario detenido.
“No conozco la quinta de Olivos”, dijo el magistrado que también volvió a rechazar haberse reunido con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner; algo que denunció Báez en un texto manuscrito que le presentó a la Cámara Federal.
“El puede mentir y no va a ser juzgado por falso testimonio. Valoren de donde viene. Soy juez, no puedo polemizar con un imputado”, sostuvo y recordó que la información sobre una presunta reunión fue publicada primero en un portal de Internet y luego recogida por el empresario detenido.
Ayer por la mañana, el empresario que amasó su fortuna como concesionario de la obra pública ratificó ante la Cámara Federal porteña el manuscrito que había enviado a través de abogados desde el penal de Ezeiza.
Báez ratificó ayer que vio a Casanello en la quinta presidencial de Olivos junto al entonces secretario general de la Presidencia Eduardo “Wado” de Pedro, un jueves o un viernes de la segunda quincena de septiembre de 2015.
Los camaristas Martín Irurzun y Eduardo Farah escucharon la presentación del empresario el marco de la recusación contra Casanello planteada por su hijo Leandro Báez.

Suiza.
El empresario detenido sacó millonarias sumas de dinero no declarado del país y las envió a cuentas bancarias a nombre de sus hijos en banco suizos, según aseguraron ayer el juez y el fiscal que intervienen en la investigación por presunto lavado de activos.
El juez Casanello y el fiscal Marijuan informaron en dos improvisadas conferencias en los pasillos de Comodoro Py que tenían probado que el empresario detenido sacó del país más de 25 millones de dólares y los envió a Suiza a través de empresas offshore con sede en Panamá y Uruguay.
“Logramos cerrar el circuito”, sostuvo Casanello en una improvisada conferencia de prensa en la puerta de su juzgado, donde minutos antes el fiscal Guillermo Marijuan había afirmado que los “hechos” estaban “bastante esclarecidos”.
El dato saliente de la jornada fue que una vez que salían del país los fondos iban a parar a cuentas de los hijos de Báez en el banco Safra de Ginebra, Suiza, por lo que Leandro, Melina, Luciana y Martín Báez fueron citados a declarar a partir del 6 de julio.

Informe de la UIF.
El juez y el fiscal accedieron el jueves a un informe de inteligencia realizado por la Unidad de Información Financiera (UIF) en el que se daba cuenta de que los hijos de Báez eran beneficiaros de al menos 3 cuentas en Suiza y que el dinero era sacado del país a través de 3 firmas radicadas en panamá (Kinsky, Tyndall y Teegan) y una en Uruguay (Worldwide).
El dinero no declarado que salía del país esas empresas que lo depositaban en cuentas radicadas en Suiza y luego era transferido a la cuenta de Helvetic Service Group (HSG), del empresario Marcelo Ramos que vive en Suiza y fue requerido por la justicia argentina, para reingresar al país a través de la compra venta de bonos.
“El dinero se llevaba a Suiza y se reingresaba a la Argentina con la supuesta venta de unos bonos”, sostuvo el fiscal Marijuan, en la primera conferencia de la tarde que ocurrió pasadas las 16.10 en el cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py.
De acuerdo a la información con la que cuentan Casanello y Marijuan, Helvetic Service Group compraba los bonos de la deuda pública argentina y de allí transferidas a la cuenta comitente que esa firma poseía en Financial Net Sociedad de Bolsa S.A., que luego liquidó esos títulos en el mercado de valores de la ciudad de Rosario. (Télam)

Compartir