“No hay reducción de inflación”

STURZENEGGER CUESTIONO AL MINISTRO PRAT GAY

El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, consideró ayer que la “significativa desaceleración de la inflación que mostrará agosto” no implica que sea una “reducción sostenida” del indicador.
Según el funcionario, “un proceso de desinflación persistente necesita de varios meses para consolidarse como tal. Las expectativas de inflación para 2017 todavía se ubican por encima de las expectativas de la autoridad monetaria”.
“Además, el camino a recorrer hasta alcanzar el objetivo de una inflación del 5 por ciento anual se encuentra todavía lejano” reconoció.
De este modo, el presidente del Banco Central se distanció del ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfredo de Prat Gay, para quien la inflación “ya no es un tema” que preocupe al Gobierno.
Para Sturzenegger, la “significativa desaceleración de la inflación que mostrará agosto no provee los elementos suficientes para que pueda concluirse que sea conveniente relajar la política monetaria. El primer motivo es que una reducción de la inflación en un mes puntual no es indicador suficiente sobre una reducción sostenida”.
Sturzenegger se expresó así al inaugurar, en esta capital, el 21 Simposio Internacional de Economía organizado por la Universidad de Tel Aviv, bajo el título, “Panorama económico y financiero: perspectivas nacionales e internacionales”.
En ese marco, el jefe de la autoridad monetaria sostuvo que “lo relevante para combatir la inflación es construir un esquema donde oferta y demanda de dinero puedan equilibrarse”.
Además, garantizó que el Banco Central “va a mantener la tasa real de interés positiva, con un sesgo antiinflacionario hasta que el objetivo final sea alcanzado. Lo cual requiere, desde ya, que a medida que la inflación vaya bajando, la tasa nominal de interés se vaya reduciendo”.

Gradualismo.
A su criterio, “el gradualismo fiscal que plantea el gobierno no compromete ni condiciona, a nuestro entender, la política monetaria que lleva adelante el Banco Central”.
“Así, tanto porque el gobierno tiene tiempo y experiencia de gestión, y porque entendemos que los primeros esfuerzos fiscales se orientaron a bajar impuestos, es que vemos el escenario fiscal convencidos que no compromete ni pone en riesgo la política antiinflacionaria del gobierno”, añadió.
Según Sturzenegger, “hay tres razones que justifican por qué el no vemos este gradualismo fiscal con preocupación. La primera razón tiene que ver con el bajo endeudamiento con el sector privado que tiene nuestro sector público en la actualidad”.
“El gobierno cuenta con una amplia disponibilidad de financiamiento en buenas condiciones, permitiendo el descenso de las transferencias del Banco Central al Tesoro y llevando el análisis de la cuestión fiscal a una perspectiva de largo plazo”, agregó. (NA)

Críticas de economistas
Economistas cuestionaron ayer al ministro de Hacienda, Alfonso de Prat Gay, por minimizar la inflación, y consideraron que el Gobierno debería aplicar “un plan integral” para combatirla.
Para el expresidente del Banco central Aldo Pignanelli, “decir que la inflación ya no es un problema es un cachetazo a los trabajadores y a las pymes”.
“Prat Gay me hace dudar de la independencia del Indec. Que no nos tome por estúpidos”, sostuvo Pignanelli, en declaraciones a radio Diez.
Además, enfatizó que la economía está “en recesión”, y que “lo único que va a generar empleo es la inversión pública y privada. No veo repunte por el lado del consumo”.
Por su parte, el economista jefe de la consultora Elypsis, Gabriel Zelpo, dijo: “para los próximos meses, no creemos que esté solucionado el tema de la inflación”.
“Para agosto sí se van a cumplir las expectativas de Prat Gay, pero después no. Es que este mes la inflación puede ir por debajo del 1% por efecto del fallo de la Corte sobre tarifas”, evaluó.

Compartir