“No hay trabajo, Macri”

RECLAMOS EN MEDIO DEL ACTO

El presidente Mauricio Macri celebró ayer la recuperación del rompehielos “Almirante Irízar” y destacó “la capacidad de trabajo” de los argentinos, en medio de reclamos de empleo por parte de trabajadores de astilleros.
El mandatario nacional ratificó el “compromiso” que asumió el gobierno “con el programa antártico”, en el marco de “la lucha contra el cambio climático”.
El jefe de Estado se expresó de este modo al participar del regreso a la navegación del restaurado rompehielos “Almirante Irízar”, a 10 años de haber sufrido un incendio.
Tras visitar la embarcación, el mandatario fue sorprendido por el grito: “No hay trabajo, Macri”.
En tanto, durante su discurso, se escuchó el reiterado reclamo de empleo de parte de obreros de Tandanor, identificados con una andera del sindicato de los Talleres y Astilleros Navales.
Otro momento tenso se vivió cuando un comentario del Presidente originó silbidos.
Macri afirmó que Maximiliano Mangiaterra, actual comandante de la nave y quien era jefe de Operaciones al momento del incendio, “volverá a la Antártida, donde pertenece el rompehielos”.
Al querer hacer una broma sobre el origen de su apellido, sostuvo: “Es como yo, hijo de inglés, Mangiaterra”. Tras los silbidos, Macri aclaró que se trataba de un “chiste” y que el apellido del comandante era “de origen italiano” como el suyo.
Superada esa situación, el mandatario recordó: “Parece que fue ayer cuando en 2007 nos enteramos que unos 200 argentinos estuvieron esperando siete horas entre las olas y el frío ser rescatados”.
“Siento alegría de participar en la bienvenida del rompehielos Irízar. Hace más de una década que tenemos fuera de servicio esta nave insignia, que representa mucho de lo que está pasando el día de hoy: demostrar nuestra capacidad de trabajo, lo que los argentinos somos capaces de hacer cuando trabajamos juntos”, subrayó. (NA)