“No va a tardar mucho en haber un muerto”

ZAFFARONI CRITICO POLITICA DE SEGURIDAD

El jurista y ex miembro de la Corte Suprema de Justicia, Raúl Eugenio Zaffaroni criticó ayer con dureza la actitud de la Casa Rosada y gobiernos provinciales como el de Gerardo Morales, que aplican políticas represivas contra la protesta social, informó ayer el sitio web Infonews.
“Con esta peligrosa escalada de represión contra la protesta, no va a tardar mucho en haber un muerto”, disparó a quemarropa en diálogo con el programa Diario del Futuro por FM La Patriada. “Para reprimir la protesta pública, si no se da una orden, la Policía no lo hace. No es que la Policía se suelta por si misma, eso viene de arriba. Nos estamos alejando del Estado de Derecho y nos vamos acercando al Estado de la Policía”, abundó.
De ahí que para el actual juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanes la responsabilidad pase por la conducción política. “No es que la Policía se suelta por sí misma, eso viene de arriba. Entre los jueces, entre los abogados, entre los curas siempre está el loquito, entre la Policía también; no es que esté estigmatizando a la institución (pero) siempre un loquito hay”.
Los dichos de Zaffaroni se dan en el marco de la represión a los docentes que hace una semana quisieron montar la “escuela itinerante” frente al Congreso y a la incursión policial en la Universidad Nacional de Jujuy, que mostraron un alto nivel de violencia en ambos casos, y de violación de la autonomía universitaria en el segundo.

Penas.
Además, se refirió a la discusión siempre renovada sobre las penas que se aplican contra los delitos y los debates legislativos sobre el Código Penal. “En el año 2012 se organizó una comisión por decreto para redactar un anteproyecto del Código Penal. Participaron penalistas de todos los partidos políticos. La integraron Pinedo, Arslanian, Gil Laavedra, es decir, una mesa bastante plural”, introdujo y luego fue más allá y puso a Sergio Massa en el centro de la polémica: “Cuando se presentó ese proyecto Massa con una falta de escrúpulos nunca vista y sin precedentes en la historia política logró colocarse y frenar este proyecto en una muestra de lo trepador que es. Si Massa no hubiese hecho eso, lo que pasó con Micaela no pasaba, por que hubiesen tenido que peritar al asesino con varios equipos de peritos”, afirmó.
Zaffaroni también se refirió a quienes lo tildan de abolicionista. “Se dicen un montón de barbaridades, como que soy abolicionista, yo tengo una larga discusión con el abolicionismo. El garantismo son, como dice la palabra, garantías para asegurar una serie de cosas: que no vamos a tener presos políticos, que no va a pasar lo que pasó con el estudiante en Jujuy, que no vamos a tener un vigilante abajo de la cama. El argumento que el garantismo es solo para los delincuentes no es cierto, las garantías son para todos”, señaló.
Asimismo, puntualizó: “Uno puede ser partidario de las garantías, pero yo no invente las garantías, las garantías están en la Constitución, en tratados internacionales, en las leyes. Si alguien asume un papel en contra de las garantías de nuestra constitución que lo diga”.

Micaela García.
En particular sobre el cuestionado juez Rossi, que liberó antes de tiempo a quien luego fue el asesino de Micaela García, dijo: “No me animo a condenar o absolver al juez Rossi solamente escuchando versiones periodísticas, lo único que se es que hay un hueco legal gracias a Sergio Massa. Si hubiésemos aprobado el anteproyecto esto hubiese sido legal o ilegal, no hubiese habido grises”.

Clarín.
Y también cargó contra Clarín y su asociación con el gobierno de Cambiemos: “No cabe duda que el monopolio mediático de Clarín está encubriendo los grandes negociados de este Gobierno, son los mercenarios de Clarín los que me atribuyen ideas que yo no tengo”.

Morales, a su tiempo.
Casi tres días tardó Gerardo Morales para reaccionar ante la violación a la ley en la que incurrió la policía de Jujuy al ingresar a la Facultad de Ciencias Agrarias de esa provincia y detener a dos estudiantes, entre ellos el presidente del centro de estudiantes, Joaquín Quispe, quien denunció que los policías lo asfixiaron y lo golpearon.
El mandatario, cuestionado en el país y el extranjero por la detención arbitraria de Milagro Sala calificó como una “vergüenza” el accionar policial y prometió desplazar a los responsables del operativo.
La reacción de Morales parece motivada más por el amplio repudio hacia la actuación de su policía de parte de la dirigencia política y la comunidad universitaria -hasta los radicales de Franja Morada se pronunciaron en ese sentido- que por su propia convicción.
El ingreso de los policías jujeños al predio de la Facultad de Ciencias Agrarias se produjo el miércoles pasado a la noche y la reacción inicial del gobierno provincial fue defender el proceder de la policía.

Compartir