“No compromete el futuro ni el presente del país”

El ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó que en el acuerdo con el Club de París “no se compromete ni el futuro ni el presente de la Argentina”.
“Nos llena de orgullo, gratitud y de esperanza que Argentina tenga la capacidad de plantarse ante el mundo para cumplir sus compromisos, pero hacerlo sin comprometer su futuro y su presente”, destacó el ministro en diálogo con Radio Provincia.
Explicó que se trató de una negociación ardua “porque es más fácil subordinarse a los intereses financieros internacionales; es mucho más fácil bajar nuestras banderas, nuestros principios, comprometer nuestro futuro y arreglar más rápidamente”.
A su vez, rechazó las objeciones que bajo el título “Semáforo rojo” plantea el diario Clarín, que cuestiona que el acuerdo con el Club de París recae sobre el próximo gobierno.
“Es un insulto”, dijo Kicillof en diálogo con el programa que conduce el vicegobernador Gabriel Mariotto, y aseguró que esa “prensa malintencionada le miente a la gente”.
Según el titular del Palacio de Hacienda, “si hubiésemos pagado esta deuda toda junta le dejábamos una catástrofe al próximo gobierno”, y reiteró que este gobierno “ni contrajo esta deuda ni puso al país en default”.

Mariotto.
El vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, aseguró ayer que mediante el acuerdo con el Club de París se pagará “una deuda que contrajeron los que ahora critican” al gobierno nacional.
“El 25 de febrero del 2005 se logró a través de Néstor Kirchner un acuerdo con el FMI con una quita patriótica del 75%, cuando todos pensaban que esa deuda se iba a perpetuar como espada de Damocles, generaciones tras generaciones, y sin embargo, la Argentina junto a Brasil y Venezuela logramos desenchufarnos del Fondo”, recordó el vicegobernador.
“Siguiendo esa línea -añadió-, ahora con Cristina Fernández de Kirchner alcanzamos la posibilidad que este tiempo nos ha dado de empezar a pagar la deuda que contrajeron los que ahora nos critican”.
“Pagar para tener soberanía política, pagar razonablemente a mediano plazo para permitir que la Argentina reciba las inversiones racionales, ordenadas, sin que sean una bomba de achique en sacarnos las divisas del país”, puntualizó. (Télam)