“No hay un dato concluyente”

REALIZARON TERCER PERITAJE SOBRE ARMA QUE MATO A NISMAN

El informe definitivo del tercer peritaje ordenado por la fiscal Viviana Fein sobre el arma que mató al fiscal Alberto Nisman estará recién en quince días, por lo que recién entonces se podrá saber por qué en las dos primeras pruebas la deflagración el arma no dejó rastros de pólvora y si lo hizo en la tercera.
Así lo aseguraron ayer fuentes de la investigación que adjudicaron la difusión de los datos preliminares a una filtración por parte de la querella “para instalar a toda costa la teoría del asesinato, que no pudo probarse en ninguna de las pericias médicas, criminalísticas y tecnológicas ordenadas por la fiscalía”.
Este informe parcial fue entregado por los expertos que realizaron el peritaje al secretario de la Fiscalía 45, Bernardo Chirichella, quien entregó copias de rigor a los peritos de parte Luis Olavarría (por la defensa de Diego Lagomarsino) y Daniel Salcedo (por la querella de Sandra Arroyo Salgado).
Según la fiscal Viviana Fein, a cargo de la investigación, los técnicos que elaboraron la prueba en un laboratorio de Salta “no pueden recrear la misma situación” que la escena del hecho, y “no se puede aplicar esta certeza al hecho traído a estudio”.
Se trató de la tercera prueba sobre la pistola la pistola Bersa calibre .22 para establecer si el arma deja rastros de bario, plomo y antimonio, que no aparecieron en las manos de Nisman y el primero que da positivo.
Fue realizada por el del Departamento Técnico Científico del Cuerpo de Investigadores Fiscales de Salta con un equipo de barrido electrónico de última generación.

Primeras pruebas.
La primera de esas pruebas se hizo poco después del 18 de enero en el gabinete científico de la Policía Bonaerense y también dio negativo, lo que abrió dudas tanto sobre la precisión de los equipos como de las muestras tomadas en las manos de Nisman.
La ausencia de rastros de esos tres elementos liberados en la deflagración del disparo podría deberse a que el fiscal de la causa Amia no gatilló el arma, como afirmó su ex mujer, la jueza Sandra Arroyo Salgado, al insistir en que “a Nisman lo mataron”.
Pero también podría deberse a otros factores, entre ellos el barrido por la abundante sangre que manó de la cabeza del fiscal y que impregnó sus manos y la pistola.

Arroyo Salgado.
“Ahora está la prueba” que confirma “con certeza que en el 100 por ciento de los casos deja rastros de pólvora; para nosotros es una prueba concluyente”, aseguró Arroyo Salgado.
La juez federal ironizó incluso al afirmar que para Fein el ex fiscal de la UFI Amia “se suicidó con guante y los tiró por la ventana la fiscalía”, pero la responsable de la investigación le retrucó con rapidez: “Si cree que fue un crimen que traiga las pruebas”.
Salgado insiste en la necesidad de apartar a Fein de la investigación pero los tres pedidos de apartamiento de la fiscal de la investigación fueron rechazados tanto por la jueza del caso, Fabiana Palmaghini, como por la Cámara del Crimen. (Télam)

Suspenden indagatorias
El juez federal Rodolfo Canicoba Corral rechazó ayer la recusación en su contra presentada por la defensa de la hermana del fallecido fiscal federal Alberto Nisman, Sandra, y por su madre Sara Garfunkel, en la causa por supuesto “lavado de dinero”, al tiempo que suspendió las declaraciones indagatorias de ambas y de los otros dos imputados, Claudio Picón y Diego Lagomarsino.
Sandra Nisman debía presentarse en el juzgado para prestar declaración indagatoria, pero su defensor Pablo Lanusse pidió la suspensión y realizó un planteo para eximirla de prisión, que deberá resolverse tras dar vista al fiscal del caso, Juan Pedro Zoni.
Paralelamente, Canicoba Corral rechazó apartarse de la causa y derivó el tema a la Cámara Federal porteña, el tribunal de apelaciones que decidirá si sigue al frente de la pesquisa o la envía a otro magistrado.
En su resolución, el juez rechazó haber tenido “enemistad manifiesta” con el fallecido fiscal Nisman y aludió a vaivenes en su trato vinculados a su relación laboral: el magistrado está a cargo de la causa por el atentado a la AMIA y el ex titular de la UFI AMIA tenía delegada esa investigación.