No hubo acuerdo con los docentes

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó ayer que con la oferta del gobierno a los docentes, el salario inicial de los maestros quedará a fin de este año con un aumento del 26,8% si se cuenta el incremento del 22 por ciento propuesto más los 2.000 pesos de presentismo y propició un debate con los maestros acerca de “tener días de clase”.
Capitanich precisó, además, que la oferta sobre 3.416 pesos de salario inicial que los docentes tenían en el 2013, consistió en “un 12 por ciento a partir de marzo, que lleva el salario inicial a 3.825 pesos, con una suma fija de mil pesos de presentismo a pagarse en junio”.
“Adicionalmente -sostuvo- el salario del 12 por ciento inicial más 5 por ciento en agosto y 5 en noviembre; eso implica un porcentaje equivalente al 22 por ciento para lo cual el salario inicial de 3.416 pesos va a 3.825 en marzo, a 3.996 en agosto y a 4.167 en noviembre”.
En esa línea, Capitanich apuntó que “considerando los mil pesos de junio y los mil pesos de diciembre en concepto de presentismo, la percepción de ingresos totales alcanzará a 26,8 por ciento”.
“Entonces -resumió-, si uno toma el prorrateo para aquellos trabajadores docentes que concurren efectivamente a las aulas y en consecuencia tienen el presentismo percibirían en promedio hasta 4333 pesos en diciembre de 2014”.

Cuarto intermedio.
Esta oferta fue formulada a los cinco sindicatos docentes con representación nacional en el marco de la primera reunión paritaria, quienes resolvieron no aceptarla, por lo que se pasó a un cuarto intermedio para el lunes o martes próximo.
Los gremios piden un salario inicial de 4.860 pesos retroactivo a febrero y una cláusula que revise el salario de acuerdo al desfasaje por inflación.
El jefe de gabinete explicó además que la inversión que hizo el Gobierno “en educación obviamente la coloca como el país líder en América Latina y uno de los países que más invierte en el mundo” a la vez que propició un debate con los gremios “acerca de tener días de clase”.

Calidad educativa.
En esa línea, el jefe de Gabinete reafirmó que “esa inversión se tiene que traducir en calidad educativa y para eso es necesario establecer la continuidad de clases; que el alumno pueda concurrir a clases”. “En ese contexto el mejor incentivo es instrumentar vía presentismo la capacidad para que el trabajador docente lo pueda hacer”. sostuvo Capitanich, en conferencia de prensa en la Casa de Gobierno.
Expresó además que las paritarias nacionales “sirven para fijar un piso, un salario inicial para los trabajadores docentes”.
“Hoy el nivel inicial es 3.416 pesos que abarca sólo al 2 por ciento de todos los trabajadores docentes”, precisó Capitanich, y señaló que “el Estado nacional invierte una suma aproximada a los 5 mil millones de pesos que transfiere a las provincias que son las empleadoras”.

Ctera.
Stella Maldonado, secretaria General de Ctera, dijo: “Esperamos una mejora de la propuesta. Si el lunes no tenemos una respuesta favorable los congresos quedarán facultados para tomar medidas”.
No obstante, reiteró que la voluntad de los docentes de llegar un acuerdo y señaló que en el encuentro volvieron a plantear la necesidad de una revisión semestral del salario para evaluar el eventual deterioro que puede generar la inflación.
“Nos parece insuficiente la propuesta. Estamos en enero por debajo del Salario Mínimo Vital y Móvil de 3.600 pesos y sino eso no se recompone, habrá un escenario de conflictividad”, advirtió Mario Almirón, de Sadop (docentes privados).
Agregó que “vinimos a escuchar una propuesta, pero nos vamos con la sensación de que hubo una reunión formal pero no una respuesta a las necesidades de los docentes”.
“Hay recursos para aumentar los sueldos, pero igual nos advirtieron que si no hay acuerdo, se aplicará un incremento por decreto”, sostuvo el gremialista. (Télam)