“No se detectó vicio alguno en ningún paso”

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, alegó ayer el principio de “presunción de legalidad de los actos administrativos” y sostuvo que “no se detectó vicio alguno en ninguno de los pasos” del proceso de licitación del “Plan Qunita”, al prestar ayer declaración indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadio en los Tribunales de Comodoro Py 2002.
Así lo aseguró el jefe de ministros en declaraciones a la prensa formuladas luego de haber permanecido durante casi una hora en el despacho del magistrado que lleva adelante la causa por presuntas irregularidades en la licitación de ese plan, destinado a mujeres embarazadas.
Allí, en el marco de su indagatoria, Fernández entregó al juez un escrito que -indicó- “abunda en datos” en relación a lo investigado y, si bien ratificó el planteo de nulidad del expediente que realizó ayer, expresó su “vocación de declarar”.
En diálogo posterior con los periodistas, Aníbal Fernández recordó que, anteriormente, ya había presentado un escrito en el marco de este expediente y sostuvo que, el escrito de ayer, constituyó “la base de la declaración” que realizó ante el juez Bonadio.
Además, al dar cuenta de lo que expresó en la indagatoria, el jefe de Gabinete puso el acento en “la presunción de legalidad de los actos administrativos”, e hizo referencia a la “teoría del acto coligado”, que -explicó- “sostiene que, si en cualquier paso se detecta un vicio, uno puede impugnar, y eso no ha sucedido en este caso”. (Télam)