Nueva embestida contra Gils Carbó

EL MINISTRO DE JUSTICIA GERMAN GARAVANO PIDIO LA RENUNCIA DE LA PROCURADORA GENERAL

En una nueva embestida del Gobierno contra la procuradora general Alejandra Gils Carbó, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, reiteró ayer que debería renunciar, bajo el argumento de que “no ha encarado el combate de la corrupción y del delito”. También respaldó la bochornosa suspensión del camarista federal Eduardo Freiler, negando que se haya realizado mediante una maniobra ilegal en el Consejo de la Magistratura, informó el diario Página 12.
A principios de julio, en una causa donde se la responsabiliza por anomalías en la compra del edificio donde funciona la sede de la Procuración, en la calle Perón al 600, Gils Carbó había señalado que “se intenta crear una sospecha de corrupción con el objetivo de justificar mi desplazamiento por modos ilegales e inconstitucionales”. Ahora la embestida apunta al desempeño en las funciones de la procuradora general. Para Garavano, Gils Carbó debería renunciar porque “ha crecido la cantidad de recursos que se le han asignado en los últimos cuatro años de forma exponencial y la cantidad de personal asignado, y eso no se ha visto traducido en resultados”.
Agregó: “Está siendo investigada por sus propios fiscales, lo cual genera una situación de crisis institucional que no recuerdo haya pasado en el país. Yo creo que al menos para defenderse de un llamado a indagatoria debería pedir licencia”. Para Gils Carbó, el objetivo de los ataques que recibe responden a que Macri “quiere poner a un hombre de su confianza” en el órgano hoy a su cargo.

Freiler.
Por otro lado, Garavano negó que la suspensión del camarista federal Eduardo Freiler se haya realizado con una maniobra ilegal en el Consejo de la Magistratura. El funcionario consideró que la decisión “no fue precipitada” y que la sesión que determinó el enjuiciamiento de Freiler estuvo “dentro del marco reglamentario, de las facultades del Consejo”.
El jueves, con la colaboración del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, el macrismo del Consejo de la Magistratura suspendió e inició juicio político al camarista Freiler. El oficialismo aprovechó una mayoría circunstancial que se generó por la expulsión de Godoy, determinada por una sentencia judicial y por la decisión de Lorenzetti de postergar sorpresivamente por unas horas la jura de su suplente, el senador Mario Pais.
Para iniciar un jury se necesitan dos tercios de los votos. Con la composición habitual de trece miembros del organismo, hacen falta nueve. Como a Godoy le impidieron votar por considerarlo fuera del cuerpo, dieron por buenos los ocho votos que alcanzó el oficialismo.
“Entiendo que el senador Pais no debería haber jurado y el Consejo debería estar funcionando ahora con un miembro menos”, defendió la maniobra Garavano.
“Están dispuestos a hacer todo”, respondió el candidato Agustín Rossi.