Nuevo intento para reflotar la imagen

MACRI REUNIO A CASI DOS MIL INTENDENTES CON LA MIRADA PUESTA EN SU ESTRATEGIA DE MOSTRAR "FEDERALISMO"

El presidente Mauricio Macri avanzó ayer en su estrategia para mostrar un gobierno “federal” al
reunir en Tecnópolis, un territorio emblemático del kirchnerismo, a casi dos mil intendentes oficialistas y opositores de todo el país.
El frente Cambiemos aspira en las elecciones legislativas a convertirse en la fuerza “más votada” a nivel nacional para dejar consolidado el espacio rumbo al, aún lejano, 2019.
La idea es superar el 34,15 por ciento que obtuvo el espacio del presidente Macri en los comicios del año pasado, que lo dejó atrás del Frente para la Victoria que consiguió el 37,08 por ciento con la candidatura de Daniel Scioli que finalmente perdió en el balotaje.
Al abrir el Primer Encuentro Nacional de Intendentes en un claro intento por seducir a jefes comunales de otros signos políticos, Macri llamó ayer en Tecnópolis a los 1.872 jefes comunales de todo el país a trabajar “codo a codo” para “construir un país federal”, a lo que algunos respondieron con reiterados pedidos de obras públicas y de concretar la tan ansiada descentralización.
Apenas una pincelada política le dio el Presidente cuando recordó que “este gobierno ya recorrió toda la Argentina, hablando con los intendentes de todos los partidos, porque de eso se trata la democracia, y no lo hacemos con un fin electoral o partidario”.

Ambiciones.
En uno de los pabellones de lo que perteneció al Batallón 601 del Ejército, el Gobierno cumplió con una de sus ambiciones de gestión al reunir a intendentes de peso territorial como los
peronistas Verónica Magario (La Matanza), Mario Ishii (José C. Paz), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Martín Katopodis (San Martín), José Corral (Santa Fe, y presidente del comité nacional de la UCR), Mónica Fein (Rosario), Ramón Mestre (Córdoba) y Horacio “Pechi” Quiroga (Neuquén).
También se vio a los oficialistas Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Jorge Macri (Vicente López) y Martiniano Molina (Quilmes) como al camporista Walter Vuoto (Ushuaia).
Entre los ausentes se destacaron Jorge Capitanich (Resistencia), Patricio Mussi (Berazategui) y Jorge Ferraresi (Avellaneda), “abanderados” del cristinismo, como el oficialista Carlos Arroyo
(General Pueyrredón).

Declaraciones.
Por su parte, la intendenta de La Matanza destacó la convocatoria del Presidente pero advirtió que pese a que “la foto está muy bien”, los alcaldes “necesitan respuestas”.
“El diálogo tiene que ser constructivo en términos de soluciones reales”, dijo Magario al formar parte del Primer Encuentro Nacional de Intendentes y alertó: “La foto de todos está muy bien, pero necesitamos respuestas”.
La reunión fue valorada por los intendentes de los pueblos lejanos y olvidados que no sólo llegaron a esta capital sino que se encontraron, en muchos casos por primera vez, con los responsables de las decisiones políticas que se toman en Buenos Aires.

Frigerio.
Del encuentro realizado en el predio de Tecnópolis participaron también el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.
“Uno siempre aprende del diálogo y la comunicación”, expresó Frigerio en el cierre de la actividad minutos después de las 18, valoró el encuentro con “1.872” de los 2.237 intendentes de todo el país, y se manifestó “emocionado”.
En ese marco, Frigerio remarcó que “el desafío es enorme” y resaltó que “lo vamos a poder concertar si trabajamos junto con ustedes”.
Por su parte, el subsecretario de Gestión Municipal, Lucas Delfino, señaló que “la presencia de ustedes es única y muchos entendieron la Argentina del cambio, la Argentina del diálogo, tenemos que trabajar en conjunto. A la Argentina la sacamos adelante pero necesita de un equipo y la parte fundamental son ustedes”. (DyN)

Compartir