Obligados a trabajar

POBLACION CARCELARIA DE MENDOZA

El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, anunció ayer en la apertura del período de sesiones legislativas ordinarias que impulsará una ley para obligar a todos los presos a trabajar en las cárceles.
“He decidido anunciar una nueva ley que obliga a los presos a trabajar en las cárceles y que modifica la actual ley de pena privativa de la libertad”, explicó el mandatario tras advertir que existe mucha ociosidad en los penales.
Ante la Asamblea Legislativa, el gobernador radical insistió en que “el ocio prolongado es negativo” y que las cárceles deben convertirse en “lugares más justos y estrictos”, para lo cual -advirtió- “es necesario transformarlos en centros de trabajo y moralización”.
“Queremos a la población carcelaria trabajando o estudiando, sin privilegios. El trabajo les da conocimiento para que tengan trabajo legal al salir. El condenado violó derechos de terceros, para la reconciliación con la sociedad, sus derechos no pueden estar por encima de los de la ciudadanía”, explicó Cornejo.

Inseguridad.
En su mensaje, que se extendió por más de una hora, Cornejo dijo que lo “desvela” el problema de la inseguridad, y dijo que no va a “parar” hasta que “los delincuentes sepan que salir a delinquir tienen costos durísimo para ellos”.
Apuntó, además, que “cualquier intento serio de solución” a este conflicto “requiere de un trabajo integral”, por lo cual le pidió “ayuda y apoyo” a la oposición en la tarea de combate al delito.
“Es necesario también el protagonismo del Poder Judicial. El año pasado, producto de las metas concretas y simples, consideramos claves empezar cambios en el terreno policial y penal, para convertir a la Policía en una buena Policía, se cambiaron las exigencias y planes de estudios, en las líneas de mando, en un cambio de estrategia y de mejoramiento de las dependencias físicas. Queremos que la Policía sea profesional, inteligente, disciplinada y con compromiso social para que se recupere el respeto”, manifestó. (NA)