Operativo “CFK presidenta”

UNIDAD CIUDADANA SE ARMA EN EL INTERIOR DEL PAIS

Con Oscar Parrilli como abanderado, el kirchnerismo se encuentra trabajando en la organización del sello UC en todo el país. El objetivo es en cada lanzamiento provincial, acompañar a candidatos locales para darle volumen y visibilidad al desembarco.
Con el titular del Instituto Patria, Oscar Parrilli, como coordinador del armado político, el núcleo duro que rodea a la ex presidenta Cristina Kirchner diseña un cronograma de lanzamientos de Unidad Ciudadana en cada una de las provincias, con el objetivo de federalizar la marca y dotar de musculatura al frente opositor que buscará polarizar con Cambiemos en los sufragios del año que viene.
Con el Partido Justicialista nacional intervenido y a la espera de una resolución de la Justicia, el plan de Cristina Fernández de Kirchner sería reeditar la ingeniería política que ensayó en las elecciones bonaerenses del año pasado con la creación del sello de Unidad Ciudadana, que prescindió del principal partido opositor como columna vertebral del frente y echó mano a los partidos químicamente K, como Nuevo Encuentro, Kolina, Partido de la Victoria y el Frente Grande.
Más allá de la inclusión o no del PJ nacional en el frente, que dependerá de factores ajenos a la voluntad de la ex presidenta, la decisión política ya está tomada: consolidar un espacio de centroizquierda “nacional y popular”, y desde allí tender puentes hacia los PJ provinciales, que en cada caso tendrán que resolver si juegan en un frente de oposición dura y sin dobleces al macrismo, o si se acoplan al esquema del “peronismo racional” que proponen Miguel Pichetto y Juan Manuel Urtubey.
Sin quererlo, la estrategia de Cristina le da la razón al rionegrino, quien hace tiempo viene advirtiendo sobre la deriva centroizquierdista de la actual senadora, en una jugada discursiva que busca apropiarse simbólicamente del PJ y así arrastrar a los gobernadores a las arcas del “Peronismo Federal”.
Algunos gobernadores como Gildo Insfrán (Formosa), Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y, lógicamente, Alicia Kirchner (Santa Cruz), ya se mueven en la órbita del kirchnerismo, mientras que el tire y afloje se da respecto a los mandatarios Lucía Corpacci (Catamarca) y Carlos Verna (La Pampa), que al tiempo que hablan con Parrilli también coquetean con el Peronismo Federal.

Federalizar la marca.
Finalizado el Mundial de Rusia, los tiempos electorales se adelantaron y por eso desde el Instituto Patria Parrilli comenzó a mover los hilos para acelerar el desembarco de Unidad Ciudadana en cada provincia, en el marco de una estrategia que cuenta con la venia de “La Jefa”, quien en estricto silencio monitorea los movimientos desde su refugio en El Calafate.
El ex secretario general de la Presidencia, mano derecha de Cristina, es la cabeza de un “task force” operativo que también integran los dirigentes nacionales Martín Sabbatella (Nuevo Encuentro), Diana Conti (Partido de la Victoria), Mario Secco (Frente Grande), Carlos Castagnetto (Kolina), Andrés “Cuervo” Larroque (La Cámpora) y Leopoldo Moreau (Movimiento Nacional Alfonsinista).
La mecánica es la siguiente: en cada lanzamiento provincial de Unidad Ciudadana este pelotón de dirigentes nacionales viaja a la ciudad en cuestión para rodear a los representantes locales y así darle volumen y visibilidad al desembarco.
El objetivo es sistematizar este método y repetirlo en el resto de las provincias argentinas. El operativo tuvo su bautismo de fuego el 13 de mayo en Salta, donde el diputado nacional Sergio Leavy fue entronizado por aclamación como el candidato a gobernador del espacio. (NA)