Ordenan anulación de condena a Kimel

El Estado argentino deberá reformar el alcance de los delitos de calumnias e injurias y anular una condena impuesta al periodista Eduardo Kimel por haber criticado la actuación de un juez durante la última dictadura, según un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. En su sentencia, el máximo tribunal regional intimó al Estado argentino a “dejar sin efecto en un plazo de seis meses” la condena penal impuesta a Kimel por haber criticado la actuación del ex juez Guillermo Rivarola en la investigación de la denominada “masacre de los palotinos”. Además de sentar jurisprudencia para otras demandas de calumnias e injurias, la CIDH ordena al Estado argentino realizar un acto público de reconocimiento de su responsabilidad en el caso Kimel, y pagar costas y gastos, entre otras intimaciones. “La opinión no puede ser objeto de sanción, más aún cuando se trata de un juicio de valor sobre un acto oficial de un funcionario público en el desempeño de su cargo”, remarcó el tribunal. En 1999 la Corte Suprema había condenado a Kimel a un año de prisión en suspenso y al pago de 20 mil pesos como indemnización a Rivarola por el delito de calumnias e injurias, supuestamente cometido en el libro “La masacre de San Patricio”.
Con el fallo del último 2 de mayo de la Corte Interamericana, que fue dado a conocer ayer por el Centro de Estudios Sociales y Legales (CELS), el alto tribunal entendió que “son ambiguas y que violan la libertad de expresión” las condenas por calumnias e injurias iniciadas por funcionarios. Así fue explicado ayer por los responsables del CELS, Horacio Verbitsky, Andrea Pochak y Damián Loreti, en una conferencia de prensa que ofrecieron junto a Kimel para celebrar el alcance de la sentencia. Kimel dio algunos ejemplos del agobio que padeció durante los 17 años que duró el proceso judicial en su contra, y bromeó: “Es una cifra significativa en la biología de un muchacho de 55”, que buscó “sacar a la luz uno de los hechos más atroces cometidos por el terrorismo de Estado”. (Télam)