Otro desplome en China

AFECTO A LOS MERCADOS DEL MUNDO

Las bolsas de todo el mundo, desde Asia y Europa hasta Estados Unidos y América Latina, se hundieron ayer en pérdidas generalizadas de hasta 8 por ciento, luego del derrumbe del principal indicador bursátil de China, que arrastró también a varios mercados, como el de cambios, y revivió los peores temores desde la crisis de 2008, en particular sobre las inversiones y el comercio.
La principal bolsa china, la de Shangai, se desplomó al cierre de la rueda 8,49 por ciento, el mayor descenso en ocho años, y las pérdidas repercutieron en la región con las caídas de 5 por ciento en promedio en Hong Kong y Tokio.
La primera explicación de los analistas sobre el tsunami bursátil de ayer se centró en una oleada de ventas de los inversores, que esperaron en vano que las autoridades de Pekín siguieran inyectando más liquidez en el mercado para frenar la caída, que tiene como contexto los problemas de la economía china, puestos en evidencia con la reciente devaluación del yuan.
Sin embargo, otra mirada de la situación apunta a la retroalimentación de los mercados, ya que las bolsas asiáticas y las europeas tuvieron en cuenta también los descensos del Wall Street del viernes, cuando se conoció el empeoramiento de la actividad industrial estadounidense y también de la de China.
En Europa, el lunes negro, que hizo rememorar los tiempos de la quiebra en 2008 de Lehman Brothers, se caracterizó por el contagio de la ola de ventas en Shangai, y las bolsas prácticamente quemaron 411.000 millones de euros en pocas horas, lo que dejó una larga lista de caídas, encabezada por Atenas con un rojo de más 10 por ciento; seguida por Milán que resignó casi 6 por ciento; París que cedió 5,3 por ciento; Amsterdam (-5,2 por ciento); Madrid (-5 por ciento); Frankfurt (-4,7 por ciento); Londres (-4,6 por ciento), y Zurich (-3,7 por ciento).
Uno de los frentes que más advirtió la oleada de ventas de las bolsas chinas fue el de los países emergentes. (Télam)