Inicio El Pais Para Ámbito, Macri "chocó la Coca Cola"

Para Ámbito, Macri «chocó la Coca Cola»

La crisis del país no sólo afecta a los comercios más pequeños, sino también a grandes monstruos comerciales. Hace unos días se conocieron varios casos como el de Supermercados Toledo, una empresa con más de 50 propiedades que atraviesa uno de sus peores momentos. Otro de ellos es el de la mismísima Avianca, la cual inició los mecanismos para el Procedimiento Preventivo de Crisis.

Ahora, a esta crisis, se le sumó otro gigante: Coca Cola Femsa Argentina. La empresa también pidió al Gobierno nacional un Procedimiento Preventivo de Crisis, para afrontar el achicamiento de su planta embotelladora del barrio porteño de Pompeya. En este sentido, Ámbito publicó una editorial que hace referencia a esta situación.

«Chocar la Coca-Cola», como se titula la editorial, comienza haciendo un repaso por las fechas por las que se recordará al macrismo. «Todos los gobiernos tienen momentos que quedan en la memoria colectiva como ejemplo de lo que se está viviendo, y de la suerte real de las políticas que se aplican. El macrismo no es la excepción. El fallido 28/D quedará en la historia. Probablemente también el 13-14/F de este año, donde Mauricio Macri anunció que la inflación estaba en baja y un día después se conoció el dato del aumento de 2,9% del IPC de enero. Quizá también el 20 de febrero quede en la memoria. Ese día Coca-Cola Femsa se presentó en Procedimiento Preventivo de Crisis Empresaria (PPCE) ante la Secretaría de Trabajo, aduciendo estar ‘atravesando una etapa compleja debido a la desaceleración del consumo, lo que la ha colocado en la necesidad de readecuar su estructura de trabajo'», indicó.

«Ese miércoles 20 de febrero, la multinacional Coca-Cola anunció que tiene problemas de continuidad, fruto de la crisis generada por la recesión que el país vive desde el estallido de la crisis financiera que en un mes y medio cumplirá un año. Y que aún no tiene visos reales de superarse, más allá de las expectativas optimistas verbales de los funcionarios del oficialismo, incluyendo al Presidente», describió.

«Para la sociedad, la crisis es tan grave que rompió el pie de apoyo en el país de una de las diez marcas más valiosas del mundo (según la revista Forbes). O, dicho de una manera brutal que circulaba ayer en las redes sociales, el Gobierno ‘chocó hasta la Coca-Cola’. Una manera de decir: peor no hay».

Para esta editorial, «el mojón que quedará en la memoria es inevitable». Coca-Cola es una de las empresas que más está presente en la vida de todos los días de los argentinos y argentinas, y ahora en su memoria colectiva quedará el concepto de que se trata de una empresa en crisis en el país.

Continúa explicitando las explicaciones de Coca-Cola para tratar de entender su situación. «Se habla de la caída en el consumo, especialmente en enero. Según el INDEC, el rubro mostró una caída del 18,5% en un año comparando diciembre de 2018 contra el mismo mes de 2017. También según el INDEC, el precio de las gaseosas aumentó en enero 6,2%, por encima del 2,9% general y del 3,4% general del sector de alimentos y bebidas».

«En la empresa se menciona que el llamado a un PPCE se debe dar por la necesidad de reducir personal en la planta de Nueva Pompeya, algo que es normal en un país en tiempos de crisis, pero que por la rigidez de las leyes laborales argentinas obliga a llamar a procedimientos especiales para que pueda ponerse en práctica. Al saber las novedades, los sindicatos están ya en alerta. Especialmente el poderoso gremio de los camioneros de Hugo Moyano, dueño y señor que las bebidas lleguen (o no) a los usuarios, y que ya saborea la crisis de Coca-Cola como un evento único para volver a embestir contra el Gobierno y su política económica. Y rechazar, desde ya, cualquier tipo de plan de ajuste que proponga la empresa».

«El público mencionaba ayer que en realidad la crisis por la que pasa Coca-Cola es merecida, ante la suba indiscriminada de los precios de las bebidas. Se mostraban ayer fotos en las redes sociales, donde se comparaban precios de las gaseosas de la compañía de hace un año y ahora, con alzas siderales en los costos y valores que hace poco superaron la barrera psicológica de los 100 pesos. Los analistas del mercado de bebidas inundaron ayer los medios explicando además que hay una tendencia mundial a consumir menos gaseosas, a cambio de bebidas más sanas; sin saber quizá que Coca-Cola fabrica de ambos rubros. Otros expertos hablaron del traslado hacia segundas y terceras marcas, muchas de ellas nacionales. Los datos reales niegan ese fenómeno. Si bien se afirma que hay una mayor participación de los embotelladores más chicos, el porcentaje de caída en la participación de Coca-Cola es menor. Casi marginal. Esto no justificaría el momento crítico ya que, de hecho, este problema es a nivel mundial y no parece Coca-Cola tener mayores problemas de continuidad en otro lugar del mundo fuera de la Argentina», continuó.

«El 20 de febrero se recordará como el día en que Coca Cola, una de las empresas más grandes e icónicas del mundo, que sobrevivió en el mundo a la Segunda Guerra Mundial, al comunismo, a catastrofes naturales y a dictaduras de todo pelaje , entró en crisis en la Argentina por las políticas económicas del macrismo», disparó.

Podés leer el artículo completo en Ambito.