Para EE.UU. también es arbitraria

INFORME DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO SOBRE LA DETENCION DE MILAGRO SALA

El gobierno de Estados Unidos calificó ayer como “arresto arbitrario” el caso de la dirigente social y líder de la Tupac Amaru Milagro Sala, en el capítulo argentino del informe global sobre Derechos Humanos que divulgó como todos los años.
En ese documento, menciona como principales problemas de nuestro país los “múltiples informes sobre corrupción, tortura por la Policía Federal y provincial y violencia de género”. También habla del uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, las duras condiciones de las prisiones, detenciones prolongadas sin sentencia, la ineficiencia judicial, entre otros.
En cuanto a los arrestos arbitrarios, señala que el Gobierno en general respeta la prohibición, pero pone como excepción el caso de la líder de la Organización Barrial Tupac Amaru. El Departamento de Estado no pasa por alto y cita expresamente la resolución del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas que en octubre pasado reclamó que se deje en libertad de inmediato a la dirigente social.

Repercusiones.
No es la única repercusión internacional que ha tenido el caso. Varios presidentes se lo mencionaron a Mauricio Macri en encuentros bilaterales, al igual que diversos cancilleres lo plantearon ante Susana Malcorra.
También la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reclamó al gobierno argentino a liberar a la dirigente social. Enel mismo sentido se pronunció el Secretario General de la OEA, el uruguayo Luis Almagro.
Reconocidas organizaciones de la sociedad civil también vienen sosteniendo que Milagro Sala es una presa política y debe ser liberada. Es el caso de Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Robert Kennedy Human Right, entre otras.

Amenazas.
“Acá nos están apretando demasiado”, denunció desde la cárcel jujeña de Alto Comedero la dirigente, quien reveló que durante los últimos días recibió amenazas de muerte de parte de una persona que, aseguró, fue “pagada” por el gobierno de Gerardo Morales.
Durante una entrevista radial, Sala contó que adentro del penal se le pagaron “500 mil pesos” a una mujer de apellido Maldonado para que “nos siga continuamente” en el encierro. De esa misma persona recibió una amenaza: “Me dijo que si afuera no me mataron, me iba a matar ella acá adentro”, relató y responsabilizó por ello al gobernador radical, aliado del gobierno nacional, que impulsó las causa judiciales por las que está detenida desde el 16 de enero pasado. El “hostigamiento”, sostuvo, es diario. “Continuamente nos están provocando”, añadió.

Corte Suprema.
No es la primera vez que Sala denuncia las condiciones de “presión” en las que se encuentra. La semana pasada la acusaron de pelearse y debió dar explicaciones. Su testimonio y el de quienes la visitaron, más el de sus abogados y dirigentes de un amplio arco político que reclaman su libertad, hizo que la Corte Suprema pidiera al Gobierno un informe detallado sobre las condiciones de prisión en que se encuentra la dirigente.
Al pedido del máximo tribunal, los cuestionamientos enviados desde la ONU y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que refieren al carácter “político” de su detención, se sumó la declaración del Departamento de Estado del gobierno estadounidense.

“Me inventan causas”.
La líder de la Tupac evitó pronunciarse al respecto “porque puede haber represalias” en su contra, advirtió y pidió perdón por su “arrebato” por el caso de las tijeras. Afirmó que “yo me puntié el estómago por indignación, me inventan causas. Desde que estoy acá me arman una causa por mes”. Contó que “primero agarré un cuchillo, me lo quitaron y tomé las tijeras. No me pude hacer mucho daño porque justo me las quitaron”.
“Hay que trabajar para que no haya más presos políticos, no soy yo sola acá adentro, hay otros siete compañeros. Ahora estoy escribiendo un libro, me la paso en mi celda, es mentira que quiero liderar el pabellón. Estoy presa por el capricho de un señor que tiene un odio visceral a las organizaciones sociales y destruyó nuestras piletas y centros de salud con 150 ex militares. Ni siquiera permiten armar algo en el penal el 8 de marzo por el Día de la Mujer”, añadió. (NA)