Para la exfiscal Fein la muerte de Nisman fue “Un suicidio inducido”

La ex fiscal de instrucción Viviana Fein reveló ayer que “en lo personal” cree que la muerte de su colega a cargo de la UFI-Amia, Alberto Nisman, que investigó durante once meses, se debió a un “suicidio inducido”.
La declaración fue formulada el mismo día en que el Boletín Oficial publicó la aceptación de su renuncia al cargo para jubilarse y provocó una inmediata reacción de la jueza Sandra Arroyo Salgado, para quien “no hay dudas” de que su ex marido ” fue víctima de un homicidio”.
La ex mujer de Nisman le recriminó a Fein que no hubiera incluido “por escrito” su hipótesis en el expediente y citó como dato probatorio de un crimen la ausencia de restos de pólvora en las manos del fiscal, dando además por probado que “no disparó el arma”.

Llamados.
Fein abonó su teoría de que Nisman fue “obligado” a quitarse la vida con los cruces de llamados telefónicos que detectó el 18 de enero del 2015 -día que apareció muerto el fiscal- entre media docena de altos funcionarios de inteligencia “cuando nunca lo habían hecho” antes.
El entrecruzamiento de esas llamadas “sospechosas” lo viene realizando personal especializado de la Gendarmería Nacional a pedido de la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini y siguen en desarrollo tras el pase de la causa a la justicia federal.
Ese peritaje fue una de las últimas medidas de prueba pedidas por Fein antes de ser desplazada de la conducción de la investigación e involucra, entre otros, al ex jefe de operaciones de la Secretaría de Inteligencia, Antonio Stiuso, y al entonces jefe del Ejecito, César Milani.

Agentes.
También mencionó al ex subjefe de la agencia de inteligencia estatal, Juan Martín Mena, y a los agentes Fernando Pocino y Alberto Massino, quien declararon en la causa.
“Eran Massino, Pocino, Milani, Stiuso, Mena; y Stornelli también está en esas charlas. Un entrecruzamiento de llamados desde las 9 de la mañana del día domingo hasta las 23 de ese mismo día”, dijo Fein.
“A mí me resultaba preocupante que personalidades de ese calibre estuvieran el día de la muerte de Nisman hablando en forma ininterrumpida cuando nunca lo habían hecho, hasta que tomó estado público la muerte de Nisman”, apuntó la fiscal ahora jubilada.
Fuentes judiciales dijeron que los peritos de Gendarmería localizaron y deben “analizar 60 mil núcleos de entrecruzamientos” y que cuando concluya su labor entregarán su informe al juez federal Julián Ercolinim, quien delegó la tarea investigativa en el fiscal federal Eduardo Taiano.

“Autopsia psicológica”.
También le entregarán la resultados de la “autopsia psicológica” pedida por la querella de Arroyo Salgado para constatar si Nisman tenía al momento de su muerte conductas que indujeran o hicieran prever un suicidio.
“Lo que sostenía (de la teoría del suicidio inducido) lo tendría que haber puesto por escrito en el expediente”, dijo Arroyo Salgado en referencia a la ahora ex fiscal Fein, quien siempre se negó a avalar la teoría de un homicidio pero también de un suicidio, dejando abierta ambas hipótesis, según dijo.

Lagomarsino.
Aún ayer, en la que aseguró será su ultima referencia al caso, se negó a convalidar las sospechas de públicamente expresó Arroyo Salgado contra Diego Lagomarisno, el colaborador de Nisman propietario del arma que le quitó la vida.
“No veo ningún elemento de prueba para incriminarlo en un homicidio, y para eso tendría que haber una prueba cierta o directa, no meras suposiciones”, consideró.
También dijo “no haber llegado a escuchar” nunca el audio recién revelado con la llamada de la madre de Nisman, Sara Gafunkel, solicitando un médico de emergencia para asistir a si hijo ya muerto. (Télam)