“Parecía correcto recibirlos”

MACRI ALMORZO CON ROSENKRANTZ Y HIGHTON DE NOLASCO

El presidente Mauricio Macri almorzó ayer con las autoridades de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz y Elena Highton de Nolasco, para analizar “globalmente la situación de toda la Justicia en el país”, en medio de la tensión interna en el máximo tribunal.
La comida se llevó a cabo por “una cuestión protocolar” ante el recambio de autoridades en la Corte y la conversación fue “en términos institucionales”, afirmó el ministro de Justicia, Germán Garavano.
“Parecía correcto recibirlos en el marco del diálogo con los distintos poderes, así como también se reciben a los líderes del Congreso”, sostuvo el funcionario nacional.
El encuentro se produjo en medio de las especulaciones sobre un inminente fallo de la Corte Suprema para definir qué indice se utilizará para actualizar haberes previsionales y pagos retroactivos por los juicios: en caso de concretarse, habría un efecto cascada y se activarían cientos de juicios en el mismo sentido.
Sin embargo, el integrante del Gabinete minimizó la situación y negó que se haya hablado del tema en el almuerzo: “No tenemos conocimientos de que haya fallos trascendentales. Eso tiene que ver con una agenda de la Corte y el Poder Ejecutivo no tiene conocimiento de qué fallos va a sacar o no la Corte”.
En diálogo con periodistas acreditados en la Casa Rosada, Garavano precisó que “se conversó en términos institucionales de la situación del país en términos globales, del esfuerzo que está haciendo el Gobierno y el país en términos presupuestarios, el avance con la Ley de Presupuesto”
“También se discutió sobre la situación de la Justicia nacional y de las provinciales, que representan el 90 por ciento de los casos que atiende la Justicia en el país”, agregó.
A modo de síntesis, el ministro afirmó que “se analizó globalmente la situación de toda la Justicia en el país”.
Consultado sobre la presencia únicamente de Rosenkrantz y Highton de Nolasco y no así de la totalidad de los cinco miembros del máximo tribunal, el funcionario nacional explicó que “la invitación original era para todos los miembros de la Corte, pero estaba dirigida a las autoridades, que era a quienes se iba a agasajar”.

Almuerzo.
El encuentro, llevado a cabo en el Comedor Presidencial y del que también participó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se dio en medio de un clima tenso dentro de la Corte tras la salida de Ricardo Lorenzetti de la Presidencia del máximo tribunal y la asunción de Rosenkrantkz.
En ese sentido, Garavano negó que haya un pérdida de independencia de parte de los asistentes al almuerzo: recordó que con Lorenzetti habían estado “reunidos varias veces” y destacó que incluso “el Presidente ha tenido reuniones”.
“Creemos que tiene que ver con el diálogo institucional que el Gobierno ha tenido con la Corte en forma ininterrumpida sin importar quién es el presidente”, agregó.
Al respecto, allegados a Lorenzetti recordaron una acordada de 2004 que establece que los jueces no pueden reunirse con sólo una de las partes de un litigio, en alusión a la causa de las jubilaciones: sin embargo en Balcarce 50 subrayaron que el Gobierno no es parte en ese expediente. (NA)

Posible reelección
El presidente Mauricio Macri ratificó ayer que está “listo para continuar” en el cargo durante un segundo mandato “si los argentinos creen que este camino del cambio vale la pena”.
El jefe de Estado volvió a hablar de la posibilidad de competir por la reelección en las próximas elecciones y expresó: “Si ustedes no aflojan, yo no voy a aflojar”.
Durante una entrevista con la radio Niquixao 97.1 de Catamarca, Macri aseguró que está “convencido” de que “la Argentina no puede volver atrás”.
“La Argentina no puede volver atrás, no puede construirse sobre la magia, la mentira, la demagogia”, sostuvo Macri.
De todos modos, advirtió que ahora no es momento de hacer afirmaciones en sentido electoral, ya que se está “trabajando todos los días en un momento difícil, poniendo el hombro todos”.
“Amo este país, creo en ustedes, en que cada argentino puede hacer algo muy bueno para sí mismo y para los demás”, subrayó el jefe de Estado. A su entender, la Argentina “sale adelante con la cultura del trabajo”.