Inicio El Pais Paro general

Paro general

«Las escuelas son la caja de resonancia de la crisis, con padres sin trabajo y chicos con hambre», dijo la secretaria general de Utelpa, Lilia López, en una muestra de lo que fue ayer el paro contra la política económica que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri, una medida de fuerza que se sintió con fuerza en esta ciudad y en toda la provincia.
Los trabajadores nucleados en la CGT Regional Centro Sur, la multisectorial 21-F y la Mesa Intersindical convocaron a un paro que tuvo un alto impacto ya que no hubo clases, los bancos estuvieron paralizados, no hubo recolección de basura, ni transporte y las estaciones de servicio no trabajaron durante la mañana. Hasta los empleados de una sucursal de un supermercado de una multinacional se plegaron al paro y no trabajaron mientras el local sí seguía abierto.
En total 70 gremios convocaron a la medida, que tuvo su epicentro frente a la municipalidad, donde se realizó una olla popular en una de las jornadas más frías del año en la capital pampeana. Pasado el mediodía comenzaron a servirse raciones de guiso de arroz para decenas de personas, un momento que fue marcando el cierre de una concentración que reunió a distintos sectores sindicales, políticos y sociales de La Pampa.
«La consigna es muy clara y es decir basta al ajuste, a los despidos, al aumento en las tarifas, al cierre de las pequeñas y medianas empresas, de los comercios. Nosotros sabemos que el gobierno no va a rectificar absolutamente nada, ya hubo cinco medidas de paro convocadas por la CGT y otras tantas medidas de otros sectores; y la realidad concreta es que no va a cambiar porque están convencidos que éste es el camino, un camino que claramente solo hambrea al pueblo trabajador», afirmó Francisco Faggiani, secretario general de la CGT Regional Centro Sur.
Durante la concentración en la plaza hubo presencia de la mencionada central trabajadora, de la CTA, de Utelpa, los docentes universitarios, ATE, el Movimiento 21-F, la CCC, Patria Grande, Smata, Luz y Fuerza, el Sipren, el Partido Comunista, el gremio de Peones de Taxis, la Juventud Sindical, el Frente Peronista Barrial y el Movimiento Evita, el Sindicato de Trabajadores de la Salud Pública; el gremio de los Cadetes, estudiantes de la Universidad; entre otros.

«Topadora devastadora».
Desde Utelpa destacaron que el paro nacional fue «contundente en todos los sectores» y que en las escuelas de la provincia alcanzó un «alto acatamiento, cercano al ciento por ciento». López afirmó que en el plenario de secretarios generales que se realizó ayer por la mañana los y las docentes analizaron las situaciones críticas que se viven en los establecimientos educativos producto de las políticas económicas.
«La CGT ha sido clara, este paro es para pedir un cambio en la política económica, no solo un cambio sino decir basta a lo que se está haciendo, hoy el trabajador está en la pobreza, el que gana un sueldo promedio por debajo de la canasta básica está en la pobreza. Y un jubilado en la indigencia, por eso es necesario salir a pelear para que esta situación cambie, en cuatro años pasó una topadora devastadora, eso es lo que hizo Macri con sus políticas económicas. Detrás de la propaganda de la transparencia lo único que hicieron fue meter al pueblo argentino en un pozo terrible», lanzó Faggiani en charla con los medios.

Realidad que duele.
Durante la marcha se escucharon distintos discursos y testimonios, algunos de ellos marcados por la necesidad diaria de poder conseguir un plato de comida.
Nerio Medina, secretario general de la Asociación Obrera Textil, fue uno de los que se hizo escuchar entre los manifestantes. «El paro es contundente en todo el país, tenemos que unirnos en la lucha para expulsar a este gobierno que se caga en los trabajadores para hacer sus grandes negocios. Hay que seguir todo en la lucha porque los chicos no comen asfalto», afirmó el gremialista, en compañía de los ex trabajadores de la textil Calzar, que cerró sus puertas en el Parque Industrial santarroseño.
Justamente algunas ex empleadas de la fábrica textil brindaron un panorama muy preocupante por la falta de trabajo y por los daños que generan «estas políticas neoliberales que responden al FMI, sin importar el hambre del pueblo».
También hablaron representantes de algunos de los muchos comedores y desayunadores de distintos barrios de la ciudad, quienes coincidieron en señalar las necesidades cada vez más acuciantes de las familias.
«Pensar que muchos decían que Macri no iba a robar porque es rico. Y no es así, hoy falta comida en los barrios y en las escuelas. En este gobierno no entienden lo que es la pobreza, lo que es no tener trabajo o no tener un plato para servir a la mesa», afirmó Ana María Willging, de la Utelpa.
Durante la concentración y mientras se hacía el guiso de arroz en las distintas ollas dispuestas sobre el boulevard de la avenida, se escuchó música y cánticos contra Macri y su gobierno. Hubo bombos y banderas para ponerle un poco de color y calor a una mañana tan fría como acuciante para quienes padecen a diario una política económica que sumió al país en una crisis cada vez más difícil de sobrellevar.

«Nos sentimos agredidos»
La CGT, la CTA, las organizaciones sociales y la Multisectorial 21-F redactaron un documento que fue leído durante la concentración en la plaza. Allí se cuestionó «la despiadada política económica» y el «brutal ajuste para la miseria del pueblo argentino» al tiempo que se valoró la gran adhesión tanto en La Pampa como en el resto del país.
«Basta de ajuste y especulación financiera. Pedimos por paritarias libres y un aumento de emergencia para jubilados y jubiladas, por un plan de salud para los menos favorecidos. Basta de Macri y del neoliberalismo. Los trabajadores y las trabajadoras nos sentimos agredidos», señaló el documento, que además apuntó contra quienes «se enriquecen, como los propietarios de las empresas de servicios, los que se dedican a la especulación financiera y los amigos del gobierno que hacen la escasa obra pública». Y calificaron de «vergüenza ajena» la gestión de Cambiemos en la Casa Rosada.
En otro tramo resaltaron que La Pampa «está dando una muestra clara de la unidad del movimiento obrero» mientras pidieron por un plan de lucha «ordenado y sistemático, que haga frente al ajuste», que sea de unidad de los diferentes sectores.

Un repudio para Bullrich
La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, salió ayer a cuestionar duramente la medida de fuerza y dijo: «estamos hartos de los paros». Faggiani fue consultado sobre esa expresión y afirmó que «es propio de una persona de la calidad de ella, que no representa a nadie y que fue parte de los que en el gobierno de la Alianza presionaban a los sindicatos con distintos medios para poder dividirnos. Es la voz más accesible que encuentra el gobierno para decir este tipo de barbaridades».