Peleas entre gobernadores por conflicto

Juan Schiaretti (Córdoba), Hermes Binner (Santa Fe) y Sergio Uribarri (Entre Ríos) ratificaron su distanciamiento del gobierno nacional. Daniel Scioli (Buenos Aires), por su parte, no recibió ayer a Carbap.
Los gobernadores parecieron ayer acentuar la división que existe entre ellos respecto del conflicto que la Casa Rosada mantiene con el campo, al identificarse, según el caso, a favor o en contra de las retenciones móviles dispuestas por la presidenta Cristina Fernández que derivaron en la puja actual.
Los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba), Hermes Binner (Santa Fe) y Sergio Uribarri (Entre Ríos) ratificaron de distinta manera su distanciamiento del gobierno nacional, al cuestionar el sistema de retenciones móviles. En tanto Daniel Scioli (Buenos Aires) y Jorge Alperovich (Tucumán), así como en los últimos días Jorge Capitanich (Chaco) y Juan Manuel Urtubey (Salta), se ubicaron en el grupo de mandatarios provinciales que respaldan la postura del matrimonio Kirchner.
Daniel Scioli llevó ayer la peor parte cuando decidió finalmente no recibir a la dirigencia del campo y delegar ese encuentro en ministros del área. El domingo por la noche, desde La Plata, fuentes de la gobernación anunciaron que Scioli se reuniría con el presidente de Confederaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Pedro Apaolaza, en la Casa
de Gobierno provincial.

Ausencia.
Sin embargo ayer por la mañana, el jefe de Gabinete, de la Provincia, Alberto Pérez, confirmó la ausencia de Scioli y sostuvo que no será “mediador” en el conflicto “porque no está en el medio, es muy claro dónde estamos”. “No estará presente el gobernador porque se puede llegar a desvirtuar el objetivo, por demasiada politización del tema. La reunión pensamos que será más técnica y de búsqueda de soluciones, no tanto sobre la posición de quién está de un lado o de otro, porque está muy claro donde estamos”, explicó Pérez.
Mientras el titular de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, afirmó que “Scioli tiene la complicación de ser absolutamente funcional al gobierno central”, el referente de esa entidad en Entre Ríos, Alfredo De Angeli, le advirtió al gobernador bonaerense que “no puede ser ambiguo” y le pidió que se coloque “de un lado o del otro” en el conflicto.
En sintonía con Scioli, que con esa actitud se encolumnó detrás del gobierno nacional, el mandatario tucumano, Jorge Alperovich, criticó la decisión de algunos de sus pares de dialogar con los dirigentes agropecuarios.

Córdoba.
Como contrapartida, el cordobés Schiaretti no sólo recibió a las entidades del agro sino que adelantó días atrás su cuestionamiento a las retenciones móviles, erigiéndose como una suerte de referente en las negociaciones. No menos sorpresa causaron en el kirchnerismo los dichos del mandatario de Entre Ríos, Sergio Urribarri, al admitir que pidió al gobierno nacional “la revisión del esquema de retenciones para el caso particular” de su provincia.
En contacto permanente con Schiaretti, el santafesino Binner, quien anunció que su reunión con los dirigentes del campo se llevará a cabo el jueves. “Debemos escuchar a los productores, debemos escucharnos entre los argentinos para salir de la crisis que vivimos”, afirmó Binner, al señalar que “estamos muy comprometidos con el problema, porque Santa Fe es una provincia eminentemente agropecuaria y esa actividad es la columna vertebral de la economía provincial”.
Esta serie de posicionamientos, que divide aguas entre los gobernadores, se produce luego que otros dirigentes como el ex gobernador, senador y hombre fuerte del peronismo santafesino, Carlos Reutemann, diera su aval a las protestas del campo, al igual que el ex mandatario entrerriano, Jorge Busti. Así, los gobernadores y dirigentes de la región centro ratificaron una posición única frente a la controversia con el campo. (DyN)