Pérez Corradi no dijo nada revelador

El ex empresario farmacéutico Ibar Pérez Corradi volverá a Tribunales durante la feria judicial que se inicia hoy para seguir declarando sobre su rol en la red de tráfico de efedrina que integró hace más de un lustro y en el Triple Crimen de General Rodríguez, de agosto del 2008.
Acusado de ser el “autor intelectual del asesinato de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina”, para eliminarlos de la competencia en el mercadeo de esa droga, requerida por los carteles mexicanos, Pérez Corradi lleva casi treinta horas de indagatoria desde su extradición de Paraguay, el 5 de julio, pero aún no habló de ese crimen.
En cambio, admitió y comenzó a describir operaciones de compra y venta del precursor de drogas sintéticas, aunque los datos que ha volcado hasta acá distan de constituir la incriminación categórica de ex funcionarios kirchneristas que prometieron sus abogados y algún funcionario, cuando descontaron que iba a “apuntar para arriba”.
“El miércoles dijo que al ‘número uno’ de la Sedronar había que pagarle 50 mil dólares por cada embarque de mil kilos de efedrina que entraba al país, pero nunca estuvo con él ni lo vio sino que dice que se lo dijeron”, reveló a Télam uno de los funcionarios judiciales presentes en la cuarta jornada de indagatoria.
Hablaba de José Ramón Granero, el ex jefe de la agencia gubernamental de control del narco, bajo cuyas barbas la importación de efedrina del Oriente se multiplicó por diez, sobrepasando otro tanto las necesidades de la industria local.
Granero ya fue procesado hace dos años como “partícipe necesario” de la introducción de esa droga al país por la jueza María Romilda Servini tras la investigación del fiscal Juan Pedro Zoni, los mismos que ahora lo indagan en la misma causa de “la ruta de la efedrina”, donde el rol del ex funcionario sería haber omitido los controles a los que estaba obligado. (Télam)

Compartir