Piden la renuncia de juez

LA COMUNIDAD MAPUCHE TEHUELCHE TOMO JUZGADO

Integrantes de la comunidad mapuche tehuelche Vuelta de Río tomaron ayer durante cuatro horas el Juzgado Federal de Esquel y reclamaron la renuncia del magistrado Guido Otrando, tras denunciar maltrato de las fuerzas de seguridad durante los operativos en las tierras que habitan, en el marco de la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado.
En medio de un clima de tensión, la medida de fuerza finalizó pasadas las 13.00, luego de que el grupo fuera recibido por Otranto.
“Venimos a ocupar el Juzgado por el mal desempeño que hace el juez y no nos vamos a ir hasta no renuncie a su cargo”, sostuvo Marcelo Calfupán, miembro del grupo, en declaraciones a C5N al iniciar la protesta.
El grupo del pueblo originario patagónico, cuyas tierras lindan con la comunidad Pu Lof, repudió el modo en el que se llevó a cabo el operativo del pasado lunes que realizaron fuerzas de seguridad en busca de rastros del joven artesano de 28 años.
“A las 7.00 llegó un helicóptero, maniataron a cuatro miembros de nuestra comunidad, a uno le rompieron la cabeza, y los tuvieron tirado tres horas fuera de su casa, sin abrigo”, relató Calfupán.
Y remarcó: “El juez quiere desviar la causa. Si como juez dio orden de reprimir a nuestra comunidad, se tiene que hacer cargo tanto él como la policía. Ellos son los culpables y se tienen que hacer cargo: no pueden involucrar a gente humilde, trabajadora que no tiene nada que ver con ese tema”.
La comunidad mapuche tehuelche Vuelta de Río, vecina a la de Pu Lof, está integrada por unas 34 familias que se dedican a la crianza de chivos, ovejas y algunos vacunos.
Según declararon testigos ante la Justicia, en las tierras de Pu Lof fue visto por última vez el joven Santiago Maldonado el 1 de agosto pasado, durante un operativo realizado por efectivos de la Gendarmería para desalojar un corte de la Ruta Nacional 40.
En tanto, la referente de Pu Lof Soraya Maicoño instó a los integrantes de otras comunidad originarias a acercarse al lugar para apoyar el reclamo: “Estamos llamando a las comunidades y a las personas conscientes, porque acá se está mostrando la persecución constante que sufrimos”.

Otranto.
Tras cuatro horas de toma, los manifestantes fueron recibidos por Otranto: “Logramos hablar con el juez y le expresamos nuestra disconformidad y malestar por haber sufrido esta persecución producto de la desaparición forzada de una persona. Se lo está buscando en nuestra comunidad, se está siguiendo a nuestra gente”, contó el referente de la comunidad Vuelta de Río Rogelio Fermín.
En declaraciones a la prensa, agregó: “Le vinimos a decir que no vamos a permitir que nos vuelvan a atropellar”.
Ante la medida de fuerza que se llevó a cabo, un grupo de uniformados de la Policía Federal permaneció apostado frente a la sede del Juzgado Federal de Esquel.
Los rastrillajes en la zona de la Estancia Leleque podrían continuar en los próximos días, en momentos en que la investigación maneja como una de las hipótesis “más razonables” que el joven artesano murió ahogado ese 1 de agosto, tal cual señaló el propio Otranto días atrás. (NA)

La hipótesis de Otranto
El juez federal de Esquel, Guido Otranto, insistió ayer en que una de las principales hipótesis sobre la desaparición de Santiago Maldonado es que el joven se ahogó en el río Chubut el pasado 1 de agosto, y afirmó que no es “consistente” la versión que indica que fue “capturado” por la Gendarmería.
El magistrado se expresó así al rechazar la recusación que había presentado en su contra el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que actúa como querellante en el caso, y elevar la presentación y su informe a la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia para que ese cuerpo decida.
En su resolución, Otranto rechazó caer en “prejuzgamiento” y tener una “enemistad manifiesta con la parte querellante”, tal como acusó el CELS en base a la entrevista que publicó días atrás el diario La Nación, en la que habló de la hipótesis del ahogamiento.
El juez afirmó que al inicio de la investigación buscó mantener un bajo perfil, pero la “trascendencia” del tema lo llevó a considerar que era “pertinente informar públicamente” su “punto de vista de manera objetiva”.
“Advierto que el organismo querellante ha hecho una interpretación equivocada de la entrevista que brindé, ya que en ningún punto he incurrido en prejuzgamiento sobre el objeto procesal de esta investigación ni he realizado afirmaciones que dejen en evidencia una enemistad con la querella que no existe”, subrayó Otranto.
El magistrado señaló que durante la nota hizo “referencia a la evaluación preliminar de las medidas de prueba” del caso.