Inicio El Pais Pidió que le bajen la pena

Pidió que le bajen la pena

CONDENADO A PERPETURA DIJO QUE ES "CRUEL E INHUMANA"

La Justicia resolverá la solicitud de un hombre condenado a prisión perpetua por matar a una mujer que se opuso a que su hija de 11 años mantuviera un noviazgo con él, y pidió que le bajen la pena por considerarla «cruel e inhumana».
Se trata de Cosme Damián Báez Brizuela, quien tenía 28 años cuando ocurrió el crimen de Serafina López en la Villa 31 bis, mientras que la abogada Déborah Huczek, sostiene que la justicia tiene que ratificar esa condena.
Los jueces Patricia Llerena, Gustavo Bruzzone y Jorge Rimondi, realizará el jueves la audiencia en la que deberá definir la situación del condenado.
Báez Brizuela fue sentenciado en 2016 por el delito de «homicidio agravado» de Serafina López (33) que fue asesinada de un tiro mientras dormía en su casa y que se oponía a que su hija de 11 mantuviera un noviazgo con él.
«Fueron varios los hechos violentos que Serafina debió padecer. Báez se presentaba con sus secuaces a amenazarla con armas tanto a ella como a sus hermanos. Buscando protección en la justicia realizó la denuncia y seis días después la mataron», indicó Huczek.

El hecho.
Según contó la letrada, la víctima había realizado la denuncia por abuso sexual de menores y por amenazas, ya que cuando la mujer enfrentó a Báez para impedirle el contacto con su hija, el hombre la amenazó con un arma de fuego.
«Enterados de la intervención de la justicia, decidieron matarla el 14 de noviembre de 2014 a las 3 de la mañana. Planificaron e intervinieron en el hecho Báez Cosme, la niña de 11 años, su hermana de 16, el sobrino de Serafina y la novia de este último, quienes fueron declarados penalmente responsables y aún estamos esperando que se les fije una condena», aseguró.
Además, indicó que la calificación de homicidio agravado, por la cual se lo condenó se debe a que Serafina estaba durmiendo, en un estado de indefensión, en el momento que fue ejecutada.
Otros de los agravantes fue el vínculo, dada la participación que tuvieron las hijas de la víctima en el homicidio y además, que el condenado se valió de menores para cometer el delito y descargar en ellos la responsabilidad penal.
«Recordemos que hubo dos menores que fueron declarados inimputables. La hija de la víctima que tenía 11 años, y otro imputado que tenía 12, por lo cual ni siquiera fueron sometidos a un proceso penal», explicó.

«Falta de pruebas».
La defensa de Báez pidió que la Cámara de Casación Penal declare la inconstitucionalidad de la prisión perpetua, porque considera que es «cruel e inhumana» y también solicitó la absolución porque «hay falta de pruebas y notorias dudas» sobre la participación del imputado en el hecho.
«Está probado por la propia declaración de la niña, quien luego de la muerte de su madre, estuvo secuestrada por Báez durante un mes, y que mientras estuvo cautiva abusó de ella reiteradamente», agregó.
Por esos abusos sexuales, hay otra causa en la justicia. «Lamentablemente está en stand by. Los familiares de la niña están indignados. ya que las violaciones están probadas con rastros de ADN, hallados en la ropa interior de la niña y que pertenecían al imputado, además del propio relato de la víctima», aseguró.
«Serafina acudió a la justicia en búsqueda de protección, que no encontró ni para sí, porque la mataron, ni para su hija porque fue violada reiteradamente y hoy se encuentra en situación de calle, abandonada por el Estado», concluyó. (NA)