PJ tucumano apeló el fallo que anuló las elecciones

PARA GORBERNADOR ALPEROVICH FUE UN "ATENTADO A LA DEMOCRACIA"

Mientras se encamina a presentar un recurso de per saltum ante la Corte Suprema de Justicia, el Partido Justicialista tucumano apeló ayer el fallo que anuló los comicios que tuvieron en esa provincia el pasado 23 de agosto.
El recurso de casación fue presentado por los apoderados del PJ ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la provincia, que deberá resolver si ratifica o no su decisión de invalidar las elecciones.
En caso de aceptar el recurso, la Cámara deberá girar la apelación a la Corte Suprema de Tucumán, y si la rechaza, el PJ ya adelantó que irá en queja al máximo tribunal tucumano.

Alperovich.
En paralelo a este trámite, el Frente para la Victoria tucumano se apresta a presentar un recurso de per saltum con el fin de que la nulidad de los comicios provinciales sea tratada directamente por la Corte Suprema de la Nación, mientras el gobernador, José Alperovich, admitió la posibilidad de una intervención federal.
Alperovich calificó de “atentado a la democracia” al fallo de la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, que anuló las elecciones provinciales y ordenó que se realicen nuevos comicios, debido a las irregularidades detectadas durante la votación del 23 de agosto pasado.
Para el mandatario, “es imposible llamar a nuevas elecciones provinciales en 40 días”, cuando caducarán todos los mandatos provinciales, lo que pondrá a Tucumán en una situación de acefalía.
“No se puede cumplir en 40 días, el 28 de octubre quedaría acéfala la provincia. Para llamar a un nuevo proceso electoral se necesitan 90 días, por lo menos”, aseguró Alperovich durante una conferencia de prensa.
Para el gobernador, que debe entregar el mando el 29 de octubre próximo, “la decisión de los jueces” camaristas Salvador Norberto Ruiz y Ebe López Piossek “fue por cuatro notas periodísticas” e insistió en que la sentencia supone “un atentado la voluntad popular de todos los tucumanos, de los que votaron para un lado o para otro”.
“¿Adónde hubo fraude? Es imposible hacer trampa con 110.000 votos de diferencia, todas las urnas se abrieron y se corroboró, con la firma de los fiscales de la oposición”, enfatizó Alperovich.

Fiscal general.
El fiscal general ante la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán, Gustavo Gómez, sostuvo que la intervención de la provincia “es casi inevitable”, ante la decisión judicial de anular los comicios del 23 de agosto, ya que “aún si este fallo sigue adelante, la posibilidad de que haya o no una nueva elección va a superar la fecha del 28 de octubre que es en la que tienen que asumir las nuevas autoridades”.
En este marco, el fiscal opinó, en diálogo con Radio Uno, que “hay que tener tranquilidad” ya que “una intervención es una decisión grave, pero sana a los intereses de la República” y explicó que es importante “la necesidad de restablecer la voluntad ciudadana de elegir a sus gobernantes sin ningún tipo de trapizonda, delitos o interferencia”.

Oposición.
La oposición celebró ayer el fallo de la justicia tucumana que anuló los comicios, reclamó al oficialismo que acate la sentencia y convoque otra vez a elecciones, y cuestionó una posible intervención del distrito, que podría quedar acéfalo si no elige nuevo gobernador antes del 29 de octubre próximo.
El candidato presidencial de la alianza PRO-UCR-Coalición Cívica, Mauricio Macri, celebró el fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán que el miércoles anuló las elecciones y consideró que esa resolución “generó como una bocanada de aire puro para los argentinos”.
En la misma línea que Macri, su socio político y titular de la UCR, Ernesto Sanz, opinó que “la única salida transparente” para Tucumán es que el gobierno “admita la sentencia y convoque de inmediato a una nueva elección”, y juzgó que una intervención federal “sólo provocaría una profundización del escándalo, que lesionaría gravemente el escenario institucional” de la provincia. (Télam)