Plan para acelerar juicios a represores

La Corte Suprema de Justicia prepara para los próximos días una acordada para agilizar los juicios por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura, en medio de la polémica por la lentitud de los procesos contra represores. Así lo confirmó el titular del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, quien precisó que se buscará impulsar un paquete de medidas que a su vez sean complementadas con disposiciones de los otros dos poderes del Estado. El plan de la Corte consistiría, entre otras cosas, en digitalizar las causas, simplificar las querellas, designar más jueces y más tribunales orales para llevar adelante estos procesos e, incluso, que el Consejo de la Magistratura termine de cubrir algunas vacantes judiciales y que el Congreso dicte en sesiones extraordinarias una ley procesal para agilizar las causas complejas, no sólo en materia de derechos humanos.
La iniciativa busca impedir que se produzcan nuevos fallos como el que ordenó la libertad de los ex marinos Alfredo Astiz y Jorge “el Tigre” Acosta y otros 19 represores. Si bien ese fallo fue revocado, esos acusados por graves violaciones a los derechos humanos en la ESMA están detenidos sin sentencia firme por más tiempo del que autoriza la ley. El esquema fue analizado el pasado lunes en una reunión de los magistrados de la Corte, luego del cruce de acusaciones por la responsabilidad de cada poder del Estado en la liberación de represores por parte de la Cámara de Casación. Mientras la presidenta Cristina Kirchner acusó a la Justicia por el lento avance de estas causas, el ministro de la Corte Carlos Fayt recordó que el Congreso tiene la posibilidad de aprobar un proyecto de ley que simplifique recursos y abrevie el trámite de esos litigios tras la caída de las leyes de Obediencia Debida, Punto Final y los indultos. “Estamos preparando una acordada”, aseguró Lorenzetti en declaraciones al diario La Nación. (NA)