Poco cambio para octubre

PRIMERA ENCUESTA TRAS LAS ELECCIONES PRIMARIAS

Según la primera encuesta de intención de voto que se realizó luego de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), el escenario en provincia de Buenos Aires cambiará poco en octubre, dado que las principales fuerzas, Unidad Ciudadana y Cambiemos, casi no pierden votos.
El relevamiento, que llevó a cabo la consultora Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), señaló que la intención de voto para la lista de senadores que encabeza la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, es de 35,8%. En tanto, para el ex ministro de Educación, Esteban Bullrich, la cifra es 35,5%.

Fidelidad.
La información, que publicó el diario Página 12, da cuenta de una fuerte fidelidad de los votantes, y al mismo tiempo, evidencia un escenario muy polarizado entre Unidad Ciudadana y Cambiemos, que se llevarían la mayoría de los votos.
En tanto, las fuerzas 1Pais de Sergio Massa y Cumplir de Florencio Randazzo, perderían algunos puntos. Mientras que el diputado obtendría el 14,9% de los votos, el exministro de Transporte quedaría en cuarto lugar, con el 4,6%.
Según el director de la consultora, Roberto Bacman, “uno de cada cuatro de los votantes de Massa dicen que elegirán otra opción en octubre”. “Massa retiene el 73% de sus votantes. Del 27% que emigra, algo más del 13% va para Cambiemos y un 9% para Cristina”, destacó.
La fuerza de Randazzo atravesaría una situación similar, pero con chances de perder aún más electores. Prácticamente se pone en juego la mitad del total de sus votos, según la encuestadora, solo “el 49% de los que pusieron la boleta de Randazzo afirma que volverá a hacerlo en octubre”.

Resultados finales.
Luego de la controversia en que quedó envuelta la elección PASO en la provincia de Buenos Aires, la Justicia Electoral difundirá hoy los resultados del escrutinio definitivo para determinar si en Senadores nacionales ganó la candidata de Unidad Ciudadana o el oficialista.
El escrutinio provisorio se suspendió irregularmente en la madrugada del lunes 14 de agosto cuando se llevaban computadas el 95,68 por ciento de las mesas de votación, con una exigua diferencia de poco más de 6.000 votos a favor de Bullrich (34,19 por ciento) sobreCristina (34,11 por ciento).
Sin embargo, con el correr de los días se fueron filtrando datos con recuentos parciales en distintos distritos en los que la ex presidenta recupera una cantidad de votos que podrían colocarla al frente.
El recuento se lleva a cabo en el Teatro Argentino de la ciudad de La Plata, con la presencia de unos 400 fiscales partidarios y empleados de la Justicia Electoral a cargo del juez con competencia electoral Juan Manuel Culotta.

Denuncias.
La carga de los datos provisorios de las primarias quedó en el ojo del huracán, con denuncias de “manipulación”, por lo que la expectativa del escrutinio final cobró singular importancia.
La oposición acusó al Gobierno de haber impartido la orden de manejar “selectivamente” la carga de los datos, haciendo más lento el conteo de los votos del “conurbano profundo” donde Unidad Ciudadana pisa más fuerte, de modo tal de mostrar de manera artificial la foto de un oficialismo triunfante en el “prime time” televisivo, antes de que la mayoría de los argentinos se fuera a dormir.
Días atrás, el ex ministro de Educación admitió que “es posible” que en el conteo final Cambiemos quede “unos votos abajo” de Cristina Fernández de Kirchner.
En el kirchnerismo afirmaron que la Justicia Electoral le dará el triunfo a la ex presidenta por alrededor de un punto porcentual de diferencia.