Podrían ser policías quienes ejecutaron a tres agentes

El fiscal platense Marcelo Romero afirmó ayer que “podrían haber participado policías” en los asesinatos de tres efectivos bonaerenses el año pasado en la Planta Transmisora del Ministerio de Seguridad provincial, no descartó una vinculación con drogas -pues reveló que se hallaron rastros de estupefacientes en una caja en ese lugar- y dijo que citará a declarar a ex funcionarios del área. “En el hecho habrían participado policías, o por lo menos los homicidas tuvieron una precisa información brindada por éstos, ya que conocían el lugar a la perfección con una iluminación casi nula”, sostuvo el fiscal tras una extensa reconstrucción del triple crimen de los policías Alejandro Vatalaro, Ricardo Torres Barboza y Pedro Díaz, asesinados a tiros y puñaladas el 19 de octubre de 2007.
En ese sentido, al menos un policía habría participado o vendido información que permitió cometer los homicidios en un lugar de difícil acceso para quien no conoce la zona, según el fiscal. El representante del Ministerio Público maneja distintas hipótesis, entre ellas la de una posible transacción de droga que se ocultaba en el predio y la intención de robar un costoso equipo que se encontraba en el lugar. Empero, no descartó la del “drama pasional”, que manejaba su colega Leyla Aguilar, separada de la investigación días atrás por la Procuración bonaerense. “No estamos eliminando hipótesis, estamos sumando otras más”, aseguró.
Acerca de la tentativa de robo de los costosos equipos de comunicación, adelantó que prevé citar a declarar a ex funcionarios del Ministerio de Seguridad bonaerense porque en su momento señalaron que sólo había rezagos. “Principalmente al ex superintendente (Hugo) Matzkin, relacionado con el área de Comunicaciones, que fueron los primeros que dijeron que en el lugar no había nada, que había sólo rezagos, elementos de descarte, sin citar estos valiosísimos elementos de comunicaciones que están en uso”, dijo. Romero confió que le llamó la atención que “ni el propio responsable del predio” conocía que se ocultaba ese material en el lugar situado en las calles 7 y 630 de la localidad platense de Arana. (DyN)