Inicio El Pais Polémica por delimitación de fumadores

Polémica por delimitación de fumadores

El municipio de General Pueyrredón, cuya principal ciudad es Mar del Plata, resolvió delimitar espacios especiales en las playas públicas y privadas para fumadores, una medida que desató la polémica y que en balnearios más chicos, como el de Monte Hermoso, consideran como «difícil de aplicar».
«Creo que tenemos que estar culturalmente preparados para esto; es decir, para que la gente acompañe. Si hablamos de la prohibición de bajar con animales a la playa, prácticamente no hemos avanzado nada; ni que hablar qué ocurriría con una ordenanza de esta magnitud», reconoció Hernán Arranz, secretario de Turismo de Monte Hermoso.
El funcionario le dijo al diario La Nueva que se trata de una cuestión positiva desde en lo teórico, «ya que es necesario evolucionar hacia las medidas favorables a la ecología», aunque planteó sus dudas sobre el éxito de su aplicación.
«Sería muy difícil. Hacemos casi lo imposible para controlar a los bañistas, los autos en la playa, las mascotas o que la gente se bañe en sectores exclusivos. Si a eso tenemos que adosarle el cigarrillo…», añadió.
Para Arranz, gran parte de esta decisión está en poder de la gente. «En nuestro caso, tenemos un programa por el cual se entregan latitas a los fumadores cuando llegan a la playa y se colocan recipientes de este tipo en los paradores», sostuvo.
La medida, si bien fue considerada como una cuestión importante desde el punto de vista de la salud y del cuidado del recurso, desató algunas críticas en las que se mezclan el temor de comenzar a «prohibir por prohibir», la imposibilidad de llevar a cabo un control real y la imposibilidad de tomar tamañas determinaciones en centros turísticos de pequeña envergadura.

«Extremista».
El titular del área de Turismo de Adolfo Alsina, Javier Andres, consideró que prohibir fumar en una playa pública es una decisión «extremista».
«Tal vez se crea que la medida se puede repetir en otros lados, pero no creo que muchos municipios de la costa o con balnearios quieran repetirla. En los lugares turísticos más chicos, que no son masivos, se trata que el turista esté lo más cómodo posible», señaló.
Susana Dos Santos, secretaria de Turismo de Tornquist, se mostró de acuerdo con las dificultades que acarrearía el control tanto en balnearios como al aire libre, y consideró una buena alternativa llevar a cabo una campaña para prevenir actos no saludables.
«No tenemos que quedarnos en la prohibición; esto tiene que ver con una toma de conciencia por parte de la gente respecto de lo que no es saludable», dijo.