Policía asesinó a sospechoso

AVANZA INVESTIGACION POR EL ATENTADO EN BARCELONA

La policía catalana mató ayer a Younes Abouyaaqoub, el joven marroquí de 22 años que había sido identificado como el autor material del atropello masivo en La Rambla de Barcelona, quien estaba siendo buscado desde que el jueves pasado huyó de la escena de la masacre dejando atrás 14 muertos y más de 100 heridos.
Con su muerte y la confirmación de que el imán Abdelbaki Es Satty, el presunto líder de la célula yihadista responsable de los dos atentados del jueves en Cataluña, falleció en la explosión de la casa de Alcanar, en el sudoeste de Barcelona, que tuvo lugar la noche previa a los ataques de La Rambla y Cambrils, los investigadores dieron por desarticulada la célula yihadista que causó en total 15 muertos.
“Poco antes de las cinco de la tarde los Mossos (policía catalana) han abatido a Younes Abouyaaqoub, el conductor de la camioneta que el pasado jueves atentó en Barcelona”, anunció el presidente catalán, Carles Puigdemont, en una solemne conferencia de prensa en la sede del gobierno regional en Barcelona, junto con el responsable de Interior, Joaquim Forn, y el jefe de la policía local, Josep Lluis Trapero.
La puesta en escena fue el broche de una jornada vertiginosa para las fuerzas de seguridad, en la que se volvieron vivir en escenas de miedo en la ciudad condal a raíz de una falsa alarma por una mochila sospechosa en un colectivo que provocó el desalojo de la céntrica plaza Cataluña.

Búsqueda.
Pasado el mediodía, Trapero había informado que, como se sospechaba, Abouyaaquoub era el autor material del atropello de La Rambla, por lo que apeló a la colaboración a la ciudadanía para dar con el paradero del yihadista, de quien se difundieron fotos tomadas por las cámaras de seguridad cuando abandonó la escena del ataque.
El llamado de ayuda funcionó, ya que apenas unas horas después “dos entradas de información” alertaron sobre la presencia de Younes en Subirats, municipio de la comarca de la región del Alto Penedes, a una hora en coche de Barcelona en dirección oeste.
Una fuente era policial, de Sant Sadurní d’Anoia, y la otra era una vecina que dijo que tenía amplios conocimientos de fisonomía y que “no dudaba que había visto a Younes en la zona”, explicó Trapero.
Entonces se activó un dispositivo de captura que localizó al yihadista “agachado en una zona de viñedos”.
Cuando Younes vio a los agentes, se acercó al gritó “Alá es grande”. Los policías vieron que llevaba lo que parecía ser un cinturón explosivo y lo abatieron, aunque resultó que el artefacto era falso. De esta forma se cerró la crónica de la huida del terrorista más buscado.
Los investigadores pudieron confirmar que tras arrollar a la multitud en La Rambla, Abouyaaquoub huyó caminando por el mercado de la Boquería, luego atravesó el barrio de El Raval, y desde allí, también a pie, se dirigió a la zona Universitaria, donde robó un coche en un estacionamiento.
“A través de las cámaras de seguridad lo hemos visto en la calle Nicaragua, y luego a unos 100 metros del estadio de fútbol del Barcelona, el Camp Nou, desde donde accedió a los estacionamientos de la zona Universitaria, junto a la avenida Diagonal de Barcelona”, precisó Trapero. (Télam)