Por la ola de calor, más de 100 animales murieron en el Mercado de Liniers

Un número superior a 100 vacunos murieron en el Mercado de Liniers durante los remates y, luego, a la espera del traslado a los frigoríficos. Fue debido a la ola de calor que llegó a una sensación térmica de 45 grados.

Ofició como vocero del mercado, el consignatario Alfonso Monasterio, de la firma Monasterio Tatterstal, ante los medios que se dieron cita en el tradicional lugar de comercialización. Se sabe que en otros establecimientos de venta y compra de bovinos en el país también se produjeron muertes y la conclusión es que no se debe cargar animales cuando hay temperatura elevada.

Ayer, los médicos veterinarios Jorge Genoud y Claudio Glauber, profesores del Instituto Superior de Estudios Agropecuarios de la Sociedad Rural Argentina (SRA), enumeraron una serie de recomendaciones para reducir el impacto del estrés calórico en la producción animal.

La SRA destacó que en estos días de intenso calor es importante tener algunas prevenciones “para evitar el estrés calórico en la producción de animales, que puede redundar en una pérdida de rendimiento y hasta en la muerte del animal”.

Genoud y Glauber recomendaron garantizar a los animales la provisión de sombra natural: árboles con protección perimetral. Además, asegurar sombra artificial en corral de espera, en piquetes y sobre comederos. Asimismo, señalaron que debe haber abundante agua a disposición, ya que el animal tiende a tomar más líquido.

También expresaron que se debe evitar arreos y ejercicios intensos en horas de mayor calor; que no haya traslado de animales en vehículos de carga cuando hay radiación solar excesiva o momentos de calor intenso.

Especialistas diversos en sanidad animal consideraron que la mortandad de animales por estrés calórico es “una evidencia del desconocimiento, improvisación y falta de controles adecuados”. (NA).