Posible falla en las turbinas

AVION ARGENTINO CAIDO EN PUNTA DEL ESTE

El cuerpo del piloto de la avioneta con matrícula argentina que cayó el jueves en la ciudad uruguaya de Punta del Este y produjo la muerte de 10 personas fue hallado con las manos en los mandos, lo que incrementa la hipótesis que hubo una falla en las turbinas, informaron ayer medios locales.
Una de las primeras situaciones que observaron los rescatistas que el viernes retiraron los cadáveres de la aeronave caída en la Laguna de los Sauces -cuando se dirigía a localidad bonaerense de San Fernando- es que las manos del piloto Luis Gustavo Pivida estaban aferradas a los mandos, con más de la mitad del cuerpo sumergido bajo el agua, precisó el diario El País.
Esto ayuda a los investigadores a descartar la posibilidad de una “explosión” y atribuir el accidente aéreo a una combinación de fallas en las turbinas y la baja altitud del avión.
La Torre de Control del aeropuerto internacional “Punta del Este” de Laguna del Sauce informó que no recibió un pedido de auxilio, lo que también indica que hubo poco tiempo entre el presunto fallo y la caída.

Fuselaje.
Personal de la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes Aéreos (Ciaia) ya retiraron el fuselaje del agua y empezarán a realizar los peritajes para conocer los motivos del accidente.
Paralelamente, la investigación penal a cargo de la jueza de Maldonado Adriana Morosini trabaja en la identificación de los cuerpos.
De acuerdo al diario El País todavía no fueron reconocidos oficialmente las dos mujeres que viajaban a bordo: la argentina Joanna Mc Cormack y la portuguesa Marta Viera Pires.

Familiares.
Los familiares de las víctimas viajaron el viernes desde Argentina a Uruguay y se les extrajo sangre para tomar exámenes de ADN y cotejarlas con los cuerpos que presentaban importantes quemaduras por el incendio del fuselaje.
Según el sitio web Subrayado todos los familiares volvieron el viernes mismo a la noche a Buenos Aires a la espera que la justicia uruguaya libere los cuerpos para que puedan ser repatriados.
La aeronave, modelo Beechcraft C90, patente LV-CEO se estrelló minutos antes de las 21 del jueves a unos pocos kilómetros del aeropuerto Laguna del Sauce.
En la caída fallecieron los 10 ocupantes: los pilotos Luis Pivida y Diego Chiaradia, y los pasajeros Mario Barba, Joanna Mc Cormack, Alfredo Dietrich, Carlos De Elias, Marcelo Zarco, Horacio Peña, Luis Gustavo Peña y la ciudadana portuguesa Marta Pires Vieira.
El avión pertenecía a la empresa argentina de taxis aéreos Aviajet S.A y sus ocupantes trabajaban para La Rural S.A. que habían viajado a Punta del Este para negociar con las autoridades de la intendencia de Maldonado la instalación allí de un centro de convenciones como el que la empresa tiene en el barrio porteño de Palermo.

Luis Gioja.
A un año y medio del accidente que casi le cuesta la vida al gobernador de San Juan, José Luis Gioja, la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) concluyó el informe sobre las causas del hecho y aseguró que una “nube de polvo” provocó la “desorientación” del piloto, lo que fue tildado como “una desgracia” por el mandatario provincial.
A la vez, el informe indicó que “no se detectaron antecedentes médico-patológicos del piloto (Aníbal Touris) que pudieran influir en la causa del accidente”.
A pesar de que destacó que “soplaban vientos del noroeste de entre 10 y 15 nudos, por lo que se descarta la posibilidad de la ocurrencia de algunas ráfagas”, el organismo sostuvo que, tras la nube de polvo, “producto de la desorientación, inconsciente de la posición y del movimiento, e influenciado negativamente por el viento, se originó el desplazamiento lateral con giro a la izquierda”. (Télam y NA)