Preparan un plan de obras a corto plazo

Un plan de obras a corto plazo estará listo en octubre para atender a las poblaciones más vulnerables del país expuestas a riesgos de inundaciones, desborde de ríos, incendios, sismos, ceniza volcánica, aludes y derrames de productos peligrosos, entre otras amenazas, en el marco de un proyecto nacional para los próximos cinco años, con financiamiento del Estado y a través de créditos internacionales.
Nueve mesas de trabajo conformadas por científicos, académicos, funcionarios, organismos internacionales y cámaras empresarias determinarán -con ese objetivo- las áreas más vulnerables de Argentina ante los distintos tipos de amenazas y las acciones a desarrollar bajo un orden de prioridades, que deberá ser aprobado por el Poder Ejecutivo.
El trabajo se enmarca en el Plan Nacional de Reducción de Riesgo de Desastres (Pnrrd) impulsado por el Ministerio de Seguridad a través del Sistema Nacional de Gestión Integral del Riesgo (Sinagir), a cargo del secretario de Protección Civil y Abordaje Integral de Emergencias y Catástrofes, Emilio Renda.
Una de las mesas estará dedicada a las amenazas hidrometeoreológicas entre las que se cuentan tormentas eléctricas o severas con caída de gran cantidad de agua, inundaciones, vientos intensos, tornados, granizo y nieve.

Especialistas.
Para esas problemáticas fueron convocados especialistas en recursos hídricos, en represas, comisiones regionales de ríos, el Instituto Nacional del Agua, funcionarios de ministerios, de institutos, de organismos reguladores, del Servicio Meteorológico Nacional, del Conae y de Vialidad Nacional, entre otros organismos.
Las inundaciones, que afectan a 11 provincias, tienen un lugar central entre las prioridades y, ante la inminencia de un invierno “cálido y lluvioso”, las primeras acciones estarán dirigidas a proteger los cascos urbanos y las localidades rurales hasta que se pueda avanzar con mayor ritmo en obras integrales. (Télam)