Presión en el Unen

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, aseguró ayer que “nunca” tomó “un café” con la diputada Elisa Carrió pero afirmó que “se puede dialogar”, en medio de los tironeos en Frente Amplio UNEN por un eventual acercamiento al PRO.
“Nunca he tomado un café con ella por decisión de ella, desde hace diez años que hago política en la capital”, reconoció Macri, al ser consultado sobre la posición de Carrió a favor de un acuerdo entre UNEN y el PRO a nivel nacional.
No obstante, el mandatario porteño dejó abierta la puerta a un posible acercamiento al señalar que “se puede dialogar” y agregó:
“Yo tomo un café con todo el mundo y si eso lleva a construir soluciones a la gente, voy”.
Macri se pronunció así en declaraciones televisivas, en momentos en que Carrió impulsa un acercamiento al PRO pese a la resistencia de otros referentes del Frente UNEN, como el senador Fernando “Pino” Solanas, el líder socialista Hermes Binner, referentes de Libres del Sur y sectores del radicalismo.
De todas maneras, el jefe de Gobierno aseguró que es “respetuoso” de UNEN y que no se meterá en su interna porque él continúa con la idea de construir una “tercera vía” como “otra forma de hacer política”.
Desde Río Cuarto, adonde viajó para compartir un acto con el intendente radical Juan Jure -quien impulsa una alianza provincial con el macrismo- el líder del PRO evitó opinar sobre la disputa entre Carrió y Solanas y sostuvo que “es un tema de ellos”.En tanto, el último jueves por la noche Carrió redobló su apuesta y advirtió que si el Frente Amplio UNEN no se alía con el PRO en 2015, las elecciones las ganará el PJ. (NA)