Preventiva para los detenidos

AVANZA LA CAUSA POR EL CRIMEN DE ANAHI

Las fiscales de Lomas de Zamora Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, a cargo de la causa por el crimen de la adolescente Anahí Benítez, solicitaron ayer la prisión preventiva para los detenidos Marcos Bazán y Marcelo Villalba.
Villalba es acusado por los delitos de privación ilegal de la libertad, abuso sexual y homicidio calificado, mientras que Bazán está imputado por los mismos delitos, pero no por abuso sexual.
El lunes, familiares y amigos de Anahí realizaron una marcha frente a los tribunales de Lomas de Zamora para reclamar por justicia. Juan, el primo de Anahí, agradeció el apoyo de las personas que se movilizaron, pero se quejó del uso político de la marcha.
“Veo pancartas políticas que no tienen nada que ver con el reclamo de justicia. Anahí estaría indignada”, señaló.
Al respecto, el primo de la adolescente mencionó: “Acá solo veo tres banderas que dicen Anahí y todas las demás políticas”.
“Todos usan el nombre de mi prima y eso es lo que más bronca me da. No lo vamos a permitir y por eso lo aclaramos”, indicó.
Sobre la investigación, el primo de la joven se mostró conforme con la tarea de las titulares de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Femicidios de Lomas de Zamora y dijo que sospecha de un tercer implicado en el crimen.
“Estoy maravillado con el trabajo de las fiscales. Pero todavía faltan los resultados de muchas pericias”, indicó.
El hombre destacó que en la declaración de Villaba dijo “que no estaba solo” y por eso cree que puede haber una tercera que participó del hecho.
“Creemos que hay un tercer implicado. Para mí alguien de confianza la levantó y la llevó, y después se las entregó a cambio de algo, porque ella nos los conocía”, argumentó.
Las fiscales investigaban los mensajes en los chats del celular de Bazán, que podrían complicar su situación, según revelaron fuentes judiciales.

Otro denuncia.
En las últimas horas, se conoció el caso de una mujer que denunció a Villaba por abuso, por un hecho ocurrido hace poco más de cuatro meses en plena vía pública, y que la Justicia no le prestó atención.
Según la mujer, de nombre Katia Silva, el episodio ocurrió el 20 de abril, alrededor de las 12.30, en Carlos Pellegrini al 1200, a metros de Juncal, en el barrio porteño de Retiro.
De acuerdo con el relato de la mujer, ella iba caminando cuando se cruzó por Villaba y el hombre “puso fuertemente su mano derecha en mi cola”, según escribió en las redes sociales.
“Reaccioné pidiendo ayuda y defendiéndome como pude a carterazos. El agresor no había notado que había personal policial en el lugar, que observó todos los hechos y reaccionó inmediatamente. Trató de escapar hacia la Avenida 9 de Julio pero fue reducido y aprehendido, en el acto, por el eficaz accionar de una mujer policía, llamada Sandra Cantero, a quien le estoy muy agradecida”, indicó.
En la continuidad de su relato, la mujer escribió “enseguida formalicé la denuncia en la Comisaría 15, dejando expresa constancia de que instaba la acción penal. Y luego me constituí en parte querellante en el proceso que se le sigue al agresor por Abuso Sexual.
Quizás lo que me hizo a mí no haya sido algo tan grave, pero me motivó a tomar ese rol activo un sentimiento de responsabilidad social con el género”.
“En la Comisaría, vale destacarlo, se tomaron todos los recaudos para las cuestiones de género. No me cruzaron nunca con el agresor y fui atendida en todo momento por personal femenino”, señaló.
La mujer aclaró que por habérsele dado trámite de flagrancia, se dispuso una audiencia, para el día siguiente, en el Juzgado y que ahí “todo cambió”.
“Me hicieron sentir que los estaba molestando por una pavada. Ninguna consideración por la cuestión de género. Me cruzaron tres veces con el agresor (a pesar de haber pedido expresamente no cruzármelo) que hasta se fue en libertad antes de que yo terminara de hacer los trámites y pasó por al lado mío con una sonrisa altanera”, agregó.
Ayer Guillermo Vattuone, abogado de la mujer, señaló: “La fiscalía nos hizo sentir que estábamos fastidiando, que era una pavada”. (NA)