Prisión perpetua para Nahir Galarza por el crimen de Fernando Pastorizzo

Nahir Galarza, de 19 años, se convirtió ayer en la mujer más joven en recibir la pena máxima de la historia penal argentina al ser condenada por la Justicia de Gualeguaychú a prisión perpetua por el crimen de su novio, Fernando Pastorizzo, ocurrido en diciembre pasado en esa ciudad del sur entrerriano.
La joven, que no estuvo presente en la audiencia en el momento que se dictó la sentencia, fue considerada por unanimidad culpable del delito de “homicidio agravado por el vínculo de pareja”.
El tribunal entrerriano consideró acreditada la relación de pareja y entendió además que no hubo circunstancias emparentadas con la violencia de género, desacreditando así el argumento de la defensa, aunque no dio por probado que existió alevosía en el asesinato tal cual requerían las partes demandantes.
A la condenada se le extendió la prisión preventiva hasta que el fallo quede firme, por lo que la joven permanecerá detenida en la comisaría de la Menor y la Mujer local, y por el momento no será llevada a una cárcel común.
Según indicó el vocero del tribunal, desde la Unidad Penal 9 se informó que no había lugar para recibir a la chica en ese penal. Los fundamentos completos de la sentencia serán enunciados el próximo 24 de julio.
El tribunal que emitió la condena en primera instancia estuvo integrado por los jueces Mauricio Deruddi, Arturo Dumón y Alicia Vivian.
Para el tribunal, “se encuentran acreditadas las circunstancias contenidas en la imputación y quedó comprobado que Pastorizzo recibió un primer disparo por la espalda a quemarropa y un segundo disparo de frente cuando se encontraba en el piso con la moto entre sus piernas y a una distancia de entre 20 y 50 centímetros”.
Con el fallo, Nahir Galarza se convirtió en la mujer más joven en recibir la pena máxima contemplada por el Código Penal en la historia argentina.

Defensa.
Tras conocerse la sentencia, el abogado de la familia de la joven, Sebastián Arrechea, consideró “prematuro opinar” sobre el fallo y consideró atinado esperar que el tribunal otorgue los fundamentos completos.
Por lo pronto, especuló con que el tribunal “no pudo haber analizado toda la prueba y los audios aportados” por la defensa para probar si hubo violencia de género, entre otras circunstancias.
“Me llamó la atención el poco tiempo que utilizaron para analizar todo. Para mí no lo hicieron porque físicamente no dan los tiempos”, consideró el letrado.

Justicia.
En tanto, afuera del edificio de los tribunales, un grupo de vecinos y amigos de Fernando Pastorizzo se juntó para esperar la sentencia.
Tras darse a conocer el veredicto se escuchó decir entre gritos y aplausos que “se hizo justicia, hoy Fernando puede descansar en paz” y también que confiaban en la justicia: “queríamos que se condene a perpetua a la asesina de Nando”.
El crimen de Fernando Pastorizzo, de 20 años, ocurrió el 29 de diciembre de 2017 alrededor de las 5.00 y Galarza, que primeramente dio una versión distinta de los hechos, confesó horas más tarde haber sido la autora de los disparos.
La joven había dicho que los disparos fueron cometidos con el arma reglamentaria de su padre, que es efectivo de la Policía de la provincia de Entre Ríos.
Sin embargo, en una segunda declaración dijo que había sido su novio el que había tomado el arma y que los disparos habían salido en forma accidental.

Familiares.
“A partir de hoy comienza a morir día a día”, dijo Gustavo Pastorizzo, el padre del joven asesinado, al referirse a la condena de prisión perpetua que recibió Nahir Galarza.
“Es una muerte, quizás tan cruenta como la que tuvo ‘Nando’, agregó el hombre que se mostró conforme con el fallo y aseguró que “nunca dudó” de la Justicia.
Ante la prensa, el hombre que recibió el apoyo de vecinos que se reunieron en la puerta de los tribunales, expresó: “La gente siempre supo la verdad, que esto fue un asesinato a mansalva. Me siento tranquilo”.
Pastorizzo consideró que Nahir “tendría que haber pedido disculpas”, aunque señaló que “una persona que hace una cosa así no creo que se arrepienta nunca”.
“No sé si se ríe porque es una hiena o porque es cínica. Quizás ella cree que está actuando en un ‘Gran Hermano’ o algo así. Creo que nunca tomó dimensión ni relevancia del crimen que cometió”, señaló.
En tanto, Silvia Mantegazza, la madre del joven, habló por primera vez ante la prensa y agradeció “a la comunidad de Gualeguaychú y del país” por el apoyo recibido durante este tiempo desde que se inició el caso, y sostuvo que su hijo descansa en paz luego de la lectura de la sentencia. (NA)