Producción de las pymes cayó otra vez: 6,4 por ciento

UN TERCIO DE LAS EMPRESAS CALIFICAN SU SITUACION COMO "MALA O CRITICA"

La producción de la industria Pyme cayó un 6,4% en agosto con respecto al mismo mes del año pasado, y un tercio de las firmas califican su situación actual como “mala o crítica”, informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Como contrapartida, aumentó al 31,4% la proporción de empresas con crecimiento, algunas de ellas alentadas por la nueva paridad cambiaria.
En un informe sobre la actividad del sector en el último mes, CAME advirtió que el uso de la capacidad instalada volvió a bajar, a 53,8% y, puntualmente, detalló que la producción de las Pymes Industriales cayó 6,4% en agosto frente a igual mes del año pasado, en el cuarto mes consecutivo en que la industria cae.

Datos.
Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias Pymes del país. El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) registró un valor de 81 puntos en agosto. Los 11 sectores relevados cayeron en la comparación anual. Las bajas más acentuadas se dieron en “Productos de metal, maquinaria y equipo” (-10,4%), “Calzado y marroquinería” (-8,8%), “Productos textiles y prendas de vestir” (-8,3%), “Material de Transporte” (-7,5%), “Productos de caucho y plástico” (-6,4%), “Fabricación de productos eléctrico-mecánicos, Informática y manufacturas” (-6,2%), “Productos de Madera y Muebles” (-6,1%), “Productos químicos” (-6,0%) y “Minerales no metálicos” (-5,6%).
El crecimiento interanual alcanzó este mes a 31,4% de las industrias (en julio había progresado sólo el 26,1% de las fábricas). A su vez, la porción de empresas en baja se redujo a 55,1% (desde 58,1% en julio) y otro 13% se mantuvo sin cambios. De todos modos, “siguen siendo pocas las que crecen y muchas las que caen”, indicó CAME.
El rubro donde más proporción de industrias prosperaron en la comparación anual fue “Alimentos y bebidas”, ya que el 44% de las fábricas tuvieron alzas. En cambio, donde menos empresas en crecimiento se registraron, fue en “Calzado y marroquinería”: sólo 11% de las firmas consultadas declararon aumentos en su tasa de producción anual.

Poca rentabilidad.
“En agosto nuevamente bajó la porción de industrias con rentabilidad, debido al ascenso de los costos mayoristas, las dificultades para trasladar esas subas a precios, y el incremento en los costos financieros”, indicó CAME. Precisó que “sólo 29,8% de las fábricas consultadas finalizaron el mes con ganancias”, contra el 38,3% de julio.
“Las altas tasas de interés, los altos niveles de endeudamiento, sumado a la dilatación en los plazos para cobrar la mercadería, son todos factores que repercutieron la rentabilidad del industrial”, advirtió la entidad.
Hacia adelante, las expectativas son todavía muy inciertas: únicamente el 19,7% de las empresas consultadas aseguran que la producción seguirá aumentando en los próximos meses, mientras que otro 10,7% no sabe qué sucederá y un 33,5% cree que se mantendrá en los niveles actuales. El 36,1% estima que esta situación puede continuar en declive.

Pesificación de la energía.
Industriales Pymes Argentinos (IPA) reclamaron la pesificación del valor de la energía y el congelamiento de las subas de tarifas por 180 días para dar previsibilidad al sector, entre otras medidas orientadas a morigerar los gastos totales de las fábricas.
El sector señaló que los costos energéticos que pesan sobre las empresas fabriles representan un 24% de los gastos totales de las fábricas y que su traslado a los precios de las góndolas explican el 30% de la inflación.
El presidente del IPA, Daniel Rosato, dialogó con el secretario Pyme, Mariano Mayer, a quien le señalaron que los aumentos en los costos energéticos para el sector manufacturero se multiplicaron por 20 desde el 2015.
Según el sector, “la dolarización de insumos fundamentales para la producción manufacturera generó que impactara en la inflación de precios al consumidor de manera directa y afectara al poder adquisitivo de los trabajadores, parte fundamental para la reactivación del alicaído mercado interno”.
“De ponerse en marcha la pesificación de la energía para las Pymes industriales, junto con el congelamiento de los costos por 180 días, se generará un impacto directo en los precios de las góndolas”, afirmó Rosato. (NA)