Productores regalaron peras y manzanas

PROTESTA EN PLAZO DE MAYO POR FALTA DE RENTABILIDAD EN EL SECTOR

Trabajadores frutihortícolas de Río Negro y Neuquen comenzaron ayer en Buenos Aires un reclamo muy particular. Regalaron frutas a los transeúntes para concientizar a los consumidores sobre los escasos márgenes de ganancia.
Productores frutihortícolas de Río Negro y Neuquén iniciaron ayer una protesta en Plaza de Mayo regalando manzanas y peras a los transeúntes, para concientizar a los consumidores y a las autoridades por la falta de rentabilidad del sector, que da trabajo a más de 60 mil personas en el sur del país.
Cerca de 70 productores atendieron a los periodistas de radio, televisión y agencias de noticias que cubrieron la protesta, explicando el reclamo y distribuyendo frutas a una extensa cola de consumidores que, con bolsas y e incluso carritos, esperaban recibir frutas de regalo.
En la intersección de avenida de Mayo y Bolívar, tras una montaña de cajones de manzana y entre los faroles de Plaza de Mayo, Jorge Figueroa, el presidente de la Federación de Productores de Frutas de Río Negro y Neuquén, explicó que con la protesta “ponemos en visibilidad la grave situación de quebranto del sector frutícola, que lleva a la desaparición de miles de puestos de trabajo y de sus unidades de producción”, en alusión a los predios y chacras donde se produce la fruta.
“El problema es el precio. Al productor un kilo de pera o manzana le cuesta $4,50 y lo que percibe, en promedio, es de $2,80 por kilo en pera y $3 en manzana. Lo ideal sería que la renta fuera del 20%, entonces al costo de producción de $4,50 se le sumaría una renta de $1,50, lo que daría un precio de $6. Lo que nosotros queremos es por lo menos recuperar el costo. Estamos perdiendo $1,50 por cada kilo producido”, explicó sobre la situación del sector, en tanto los consumidores pagan entre 30 y 35 pesos el kilo de manzana.
“Antes realizábamos cortes de ruta, que a veces lo único que generaban era apatía, pero ahora preferimos realizar esta protesta”, menos agresiva y que despierta la solidaridad de la gente, según explicó.
“Queremos que el gobierno se ponga a trabajar en políticas activas, regionales, de largo aliento, que den sustentabilidad y previsibilidad a la producción ya que somos grandes generadores de trabajo”, detalló.

Impuestos.
El sector frutihortícola de Río Negro y Neuquén da empleo a 60 mil personas y genera una producción de 1.200.000 de dólares anuales, y “de esa cantidad, el fisco se lleva en concepto de impuestos cerca de u$s 500 mil anuales”, dijo Figueroa.
Señaló también que los sistemas de riego de la región del Valle de Río Negro, a través de canales que surgen de un dique de contención, son “centenarios” y “necesitan mantenimiento”.
Dijo que la relación del sector con el Ministerio de Agroindustria “siempre fue buena, coincidimos en los diagnósticos para que se hagan aportes compensatorios que pongan en función a la producción. Nos dicen que no tienen respuesta. Es una decisión política”.
“No cargamos contra la cadena de valor”, dijo al aludir a la intermediación comercial, sino que abogó a que se “regule” ya que “el productor pierde y el consumidor paga mucho y en el medio está la voracidad fiscal”, concluyó. (Télam)

Compartir